“El PJ de Jujuy responde directamente a Gerardo Morales. Es un brazo ejecutor”, denunció el senador Guillermo Snopek luego de que un tribunal electoral que preside un excompañero de fórmula del caudillo radical hiciera lugar a la impugnación de su candidatura a gobernador a pedido del Frente Justicialista, que lidera Rubén Rivarola. El precandidato presidencial de la UCR percibe que “ha caído su imagen y tiene miedo”, dijo el titular del bloque Unidad Federal para explicar la actitud de Morales, que además de adversario político es su cuñado. El Tribunal Electoral y Permanente de Jujuy analiza también la impugnación contra Luciano Demarco, exintendente de Perico y candidato de la Alianza Vía + Libertarios, quien declaró que el gobernador “viene llevándose puesto todo lo que se le cruza por el camino”.

La impugnación contra Snopek fue presentada el martes, minutos antes de que se notificara a los apoderados de los partidos la oficialización de listas para participar de las elecciones provinciales del 7 de mayo. El argumento es el artículo de la Constitución provincial que impide la presentación de familiares hasta cuarto grado del gobernador: Morales está casado con Tulia Snopek, hermana de Guillermo.

“Los pactos espurios entre la cúpula de la UCR y el PJ atraviesan todos los poderes del Estado”, advirtió Snopek apenas se conoció la impugnación en su contra presentada por Rivarola, presidente del PJ jujeño y a quien considera socio en distintos negocios.

“Son socios y tienen muchos negocios económicos y hacen que actúen conjuntamente como una sola unidad”, señaló Snopek en declaraciones a la AM750. “Hay que partir de la base de cómo está integrada la Justicia jujeña y quiénes son los que tienen que resolver. El presidente del Tribunal Electoral de Jujuy es el excompañero de fórmula del gobernador Morales, Federico Otaola”, recordó, en referencia a la elección de 2011. Otaola fue también uno de los cuatro militantes radicales con quienes Morales construyó en tiempo récord su propia mayoría automática en el Superior Tribunal de Justicia en su primer mes de gestión, en enero de 2016.

“El PJ de Jujuy responde directamente a Gerardo Morales. Es un brazo ejecutor”, remarcó Snopek, para quien la impugnación en su contra “es un intento de cercenar la participación de un espacio que no responde a Morales”. “Queremos que se termine el Gobierno autoritario de Morales que cercena libertades”, remarcó.

Mirá También:  30 DE MAYO, EL PORTEÑO Y LA ESMERALDA LOS PRÓXIMOS DESTINOS DEL QUIRÓFANO MÓVIL

“Morales viene de cometer una serie de errores. Ha caído su imagen y tiene miedo. El gobernador subsume al pueblo jujeño y a nivel nacional preside un partido (la UCR) que tendría que ser uno de los más democráticos y permitir la participación. Pregona una cosa afuera y otra en Jujuy”, agregó Snopek. “Venimos marcando desde 2015 la persecución política. Venimos enfrentándonos al gobernador. Pedí la intervención al Poder Judicial de la provincia y hoy los jueces a los que denuncié por mal funcionamiento son los que fallan en mi contra. Deberían haberse excusado”, enfatizó.

El senador adelantó que trabaja junto a los equipos jurídicos del gobierno nacional para apelar la medida dispuesta por la justicia jujeña. “El diálogo con el Ejecutivo no sé cortó tras la creación de Unidad Federal en el Senado”, enfatizó en relación al bloque que se formó con legisladores que se alejaron de la bancada del Frente de Todos.

Entre quienes rechazaron la decisión del tribunal electoral se destacó el diputado Alejandro Vilca, del FIT. “Más allá de las diferencias políticas con su espacio, este fallo constituye un ataque a las libertades democráticas. Luego se vuelve contra el pueblo trabajador”, destacó el exrecolector de residuos de San Salvador.

Otro candidato en la mira

El Tribunal Electoral analiza por otro lado la impugnación que el frente que lidera Morales presentó contra Luciano Demarco, de la alianza Vía + Libertarios. “Se está dando de baja a los candidatos más críticos de la actual gestión”, expresó el exintendente de Perico. “Hace tiempo que Gerardo Morales viene llevándose puesto todo lo que se le cruza por el camino. Y se ha politizado tanto la Justicia que hoy pasan estas cosas casi que con naturalidad”, añadió. La razón expuesta por los apoderados del frente oficialista Cambia Jujuy se vincula con la destitución de Demarco como intendente, resuelta el mes pasado por el Concejo Deliberante de Perico por causas que considera “armadas” en su contra, por la ocupación de un espacio verde en beneficio personal y por la cesión en comodato de un inmueble municipal. “Estamos viviendo bajo un gran nivel dictatorial y lo venimos denunciando hace mucho tiempo”, dijo en referencia a Morales, que este año concluye su segundo mandato como gobernador.

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *