El Tercer Malón de la Paz, que integran comuneros de 400 comunidades originarias de Jujuy, no se mueven de la plaza Lavalle a la espera de que la Corte Suprema se expida sobre la inconstitucionalidad de la reforma de la Carta Magna jujeña que realizó el gobernador Gerardo Morales que, ante las protestas ordenó una violenta represión. Los comuneros están frente al edificio donde funciona la Corte. Ayer lograron dejarle una nota a un secretario de los supremos que, les confesó, los jueces «no tienen tiempo en la agenda» para recibirlos. Mientras tanto, diputados del oficialismo debatieron junto a referentes indígenas, sindicales y de derechos humanos sobre la necesidad de crear una comisión bicameral que investigue el proceso que derivó en la reforma constitucional.

Cerca del mediodía, una delegación de diez representantes de las comunidades tenía previsto reunirse con el presidente de la Corte, de acuerdo con una solicitud de audiencia presentada el 1 de agosto, pero finalmente dejaron pasar solo al cacique Néstor Jerez del pueblo Ocloya al edificio, junto a los abogados que acompañan al Malón. Tampoco los recibieron los magistrados, sino que únicamente se les permitió entregar un petitorio al secretario de la Corte, quien no les supo precisar en qué momento serán recibidos, por no tener «lugar en la agenda». Eduardo Barcesat, uno de los abogados presentes, afirmó que «los pueblos originarios sufrieron una vez más un maltrato innecesario por parte de los jueces».

Frustrado el intento por ser escuchados, los comuneros realizaron una conferencia de prensa y aseguraron que se mantendrán en «asamblea permanente», y continuarán realizando la protesta pacífica hasta obtener una respuesta favorable. «Nos sentimos discriminados por los jueces de la Corte Suprema», sostuvo Jerez, y añadió que «mientras no tengamos respuesta no vamos a regresar a Jujuy».

Mirá También:  La derecha argentina y su simpatía por los golpistas de Brasil

Los manifestantes se dispusieron entonces a enfrentar la tercera noche a la intemperie, sin carpas o toldos que los protejan del frío invernal. Algunas personas les acercaron provisiones, mantas y aislantes; que se sumaron a los improvisados refugios que habían armado con sus pertenencias. Denuncian que el Gobierno de la Ciudad no les permite acampar en la plaza, y que no se les provee de los insumos para cubrir las necesidades básicas, como baños químicos, puesto que en los locales aledaños ya no les permiten usarlos.

Por la tarde, una parte del Tercer Malón se movilizó hacia Plaza de Mayo, para participar de la ronda de las Madres. «Acompañamos a las Madres porque esta es una lucha de todos, en defensa de la democracia, porque en Jujuy se viven prácticas antidemocráticas, con persecución, hostigamiento, detenciones sin orden judicial, con vehículos sin patentes y con apagones», arengaban los referentes. Asimismo, este viernes está prevista la llegada del abogado Alberto Nallar a la vigilia, quien cumple esta semana los 20 días de detención dispuestos por la Justicia jujeña, por los cargos de sedición, rebelión e instigación a cometer delitos, en el marco del asesoramiento que brindaba a manifestantes durante las protestas.

“Venimos de una feroz represión en Jujuy pero aquí también, nos rodea la infantería, nos ponen candados del lado de adentro del edificio. Nosotros creemos que el camino es el diálogo, no la represión, las amenazas ni la intimidación», dijo Jerez. El referente aseguró que se sienten «fortalecidos porque el pueblo argentino está acompañando» y afirmó que en Jujuy «no existe el estado de derecho. Vemos que es la continuidad del genocidio y del exterminio de los pueblos porque está hecha a medida del poder económico concentrado y de las multinacionales para avanzar con el saqueo de la madre tierra». Además, destacó que la CGT debe intervenir en el conflicto, ya que «se está violando el convenio 169 de la OIT».

Mirá También:  El gremio del neumático acordó un aumento del 67% por encima de la inflación

Por otra parte, un grupo de comuneros fue convocado a participar de la comisión de Peticiones, Poderes y Reglamento de la Cámara de Diputados, donde se debatió la creación de una bicameral para investigar la reforma. También expusieron abogados, referentes sindicales y víctimas de la represión de Morales.

Los diputados de la oposición, en tanto, no se presentaron. Al tratarse de una instancia informativa, sin embargo, no se necesitaba quórum para empezar, por lo que la reunión se desarrolló con normalidad. «Lamento que no estén legisladores de la oposición para escuchar lo que se vive en la provincia», sostuvo Leila Chaher, legisladora del Frente de Todos y una de las autoras del proyecto.

Uno tras otro, los expositores dieron cuenta de la brutal persecución de Morales. Liam Mijael Lamas, uno de los manifestantes que perdió un ojo pidió justicia «para que no se vuelva a repetir» y llamó a Morales a que «se acerque a dialogar con las comunidades y que vaya y dé la cara, que no mande a sus secuaces ni a la policía a reprimir». El comunero Armando Quispe, en tanto, solicitó «que esta comisión haga una denuncia ante organismos internacionales. El gobierno de Jujuy se ha dedicado a mentir, reprimir, y tiene un tinte de carácter de racismo».

«Vamos a necesitar el acompañamiento para que esta Cámara pueda acompañar este proceso en Jujuy para que estén garantizados los derechos de todos y de todas», aseveró la presidenta de la comisión, Paula Penacca.

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *