Ya transcurrieron las primeras horas del 2022 y en La Plata se registró el primer crimen del año. La víctima fue Tamara Gómez Coronel (30), una agente de la Policía Bonaerense que fue brutalmente asesinada por su expareja, Nelson Iván Teves (34). Hasta el momento, los investigadores sospechan que el crimen fue premeditado, ya que el hombre no aceptaba separarse de la joven. Ambos tenían una hija de 8 años.

De acuerdo a la reconstrucción realizada por los pesquisas, la mujer deseaba terminar la relación y durante varias semanas ese tema llevó largas discusiones que duraron horas. La última fue este domingo, en la casa que compartían en 156 entre 529 y 530, que terminó con su asesinato. Según la autopsia, el agresor le aplicó al menos 13 puñaladas.

«Si bien el resultado final aún no está, sabemos que la atacó con un cuchillo de importantes dimensiones, del tipo que suelen usar los carniceros. Ella recibió cortes en manos, antebrazos, rostros y uno profundo en el cuello que es el que finalmente la terminó matando», le dijo una fuente judicial a Infobae.

Por otra parte, se mencionó que la pareja estaba junta desde hacía 10 años. Los investigadores creen que el crimen fue premeditado porque, en la tarde del domingo, Teves llevó a su pequeña hija de 8 años a la casa de un familiar a que pase el día y se quede a dormir. Este dato es un indicio para la Justicia de que los hechos no se precipitaron, sino que el asesinato había sido planeado con antelación.

Una vez solos, habría comenzado una nueva discusión que terminó con el crimen de Tamara. En ese marco, varios vecinos declararon ante la Policía que en las primeras horas de la madrugada, desde afuera, se escuchaban los gritos de ambos. Familiares de la víctima explicaron que la pelea era siempre por el mismo motivo: ella quería separarse y él no.

Mirá También:  Maltrato animal: activistas advirtieron y repudiaron cambios que "atrasan"

Todo indica que Teves sacó de un cajón un cuchillo con un mango blanco de 14 centímetros y una hoja de 19. Sin embargo, los investigadores descubrieron que el mismo no pertenecía a la casa, otro elemento que sostiene la hipótesis de que el crimen fue planificado.

Previo a acuchillarla, las autoridades estiman que primero la golpeó en la cara para dejarla inconsciente aunque no lo logró del todo porque Tamara intentó defenderse como pudo. El asesino sufrió cortes y otras lesiones defensivas.

El ataque duró pocos segundos, pero fue tiempo suficiente para que llegue alguien a la casa y sea testigo fundamental de la situación. La hermana de Tamara, que vive en una vivienda en la parte trasera del terreno, ingresó debido a los gritos desgarradores de su hermana. «Entró cuando la situación estaba prácticamente terminada, cuando las heridas mortales ya estaban realizadas», aseguraron.

Teves dejó tirado el cuchillo e intentó escapar. La hermana de Tamara lo persiguió e, incluso, algunos vecinos que se habían juntado en la puerta también intentaron detenerlo aunque no pudieron. El agresor, empleado de una empresa metalúrgica, se subió a un Volkswagen Polo color azul patente DJU581 y se fue. En el camino, recibió un piedrazo por parte de uno de los vecinos que hizo estallar la luneta trasera.

En ese momento, Tamara fue trasladada, aún con vida, a la guardia del hospital Alejandro Korn de Melchor Romero. Sin embargo, ya nada había para hacer y murió algunos minutos después.

Mientras tanto, Teves fue detenido a las pocas cuadras. Había dejado el auto con el que escapó en la casa de su hermano y se fue caminando, nadie sabe bien a dónde, sin remera y con sus manos chorreando sangre. Cuando el medico de Policía lo revisó, constató cortaduras de las típicas que se ven en las manos de los asesinos que usan un cuchillo para llevar a cabo un crimen.

Mirá También:  PLAN CONDOR: “LA SELECCIÓN DE BLANCOS SERÁ POR VOTACIÓN”

En tanto, el Juzgado de Garantías N° 6, a cargo del magistrado Agustín Gripo, ordenó su detención formal. El magistrado lo imputó por «homicidio agravado por darse en un contexto de violencia de género, por el vínculo y por alevosía». Con cualquiera de esos agravantes la prisión es perpetua.

Si sufrís o conocés a alguien que sufre violencia de género, se puede comunicar a través de la línea municipal de WhatsApp (0221) 570-3534. Además, se mantienen las líneas habituales de asistencia (0221) 427-0393, 423-2232 y la línea provincial 144, que funciona todos los días del año durante las 24 horas. En caso de estar en una situación de emergencia que requiera asistencia inmediata, se debe llamar al 911.

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *