Reiteró su oferta de asilo en México para el fundador de WikiLeaks

El mandatario mexicano exigió que Estados Unidos sea «humanitario» con el periodista que está preso en Reino Unido y podría ser extraditado. 

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, le pidió este lunes a Estados Unidos que sea «humanitario» con el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, quien está preso en Reino Unido y es requerido por la justicia estadounidense acusado de espionaje. El mandatario reiteró en su conferencia matutina diaria la oferta de asilo político en México a Assange y reveló que antes de que Donald Trump dejara la presidencia de Estados Unidos, en enero de 2021, le envió una carta para que «perdonara» a Assange, pero nunca recibió una respuesta.

«Antes de que terminara la administración del presidente Donald Trump, le envié un escrito pidiéndole que se le exonerara, que se le perdonara», dijo López Obrador, quien prometió divulgar la carta. El mandatario mexicano recordó que, al final de cualquier administración en Estados Unidos, los presidentes salientes tienen la facultad de exonerar a ciertos acusados. «Entonces yo envié esa carta (a Trump) pero no tuve respuesta», argumentó.

López Obrador insistió en que «Estados Unidos debe actuar con humanismo» ya que «Assange está enfermo y sería una muestra de solidaridad, de fraternidad, el permitirle que recibiera asilo en el país en el que Assange resolviera vivir, incluido México», apuntó. Hace un año el presidente de México ofreció albergar al periodista, quien libra una batalla legal para evitar ser extraditado a Estados Unidos.

AMLO aseguró que el derecho de asilo es parte de la política exterior de México. Y recordó que ésta tiene una reglamentación en el sentido de que quien recibe el beneficio de asilo debe actuar con respeto a las leyes del país y no puede intervenir en asuntos externos. Frente a esa situación, el mandatario consideró que Assange cumple con los requisitos y «no representa ningún peligro en México».

Mirá También:  Atentado en Kabul dejó al menos 32 muertos

Washington quiere juzgar al fundador de WikiLeaks por la publicación a partir de 2010 de unos 700 mil documentos diplomáticos y militares secretos, relacionados principalmente con las guerras dirigidas por Estados Unidos en Afganistán e Irak. El gobierno de Estados Unidos acusa al experto en informática de haber cometido 18 delitos que incluyen espionaje. Pero amparándose en el derecho a la libertad de expresión, WikiLeaks y Assange argumentan que tienen los mismos derechos que otros medios a publicar material secreto, si es de interés público.

Assange se refugió en 2012 en la embajada de Ecuador en Londres para evitar ser extraditado a Suecia para responder a una acusación de violación, que fue rechazada y finalmente archivada. En 2019, Ecuador le retiró el asilo y fue detenido en un espectacular operativo para ser recluido en una prisión de alta seguridad cerca de Londres.

El periodista australiano está en prisión preventiva a la espera de su posible extradición a Estados Unidos, la cual fue autorizada por la justicia británica el pasado 10 de diciembre, aunque su familia ya anticipó ese mismo día que recurriría la decisión.

Según su esposa Stella Moris, Assange habría sufrido un pequeño derrame cerebral el pasado 27 de octubre, cuando se examinaba una apelación de Estados Unidos en el juicio de extradición. Moris aseguró que este «accidente isquémico transitorio» fue producto del «constante juego de ajedrez» y el «estrés extremo» al que el periodista es sometido a diario.

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *