La menor fue encontrada asesinada de al menos diez puñaladas y con signos de abuso sexual en un descampado de la localidad de Media Agua, provincia de San Juan.

Una niña de 11 años fue asesinada de al menos diez puñaladas y su cuerpo fue hallado en un descampado de la localidad de Media Agua, en la provincia de San Juan. Por el femicidio detuvieron a uno de sus primos.

La víctima fue identificada como Yoselín Ailén Rodríguez Pereyra, quien de acuerdo a fuentes que entienden en la causa, sufrió una brutal golpiza, previamente fue abusada sexualmente y su cuerpo presentaba al menos diez puntazos, tres en la zona del cuello.

La menor vivía en una barriada ubicada en calle Quiroga, a unos 300 metros de la Ruta Nacional 40, con su madre. Luego del brindis por el Año Nuevo, se fue a la casa de su abuela paterna, donde también vive su padre.

Al arribar al lugar, se encontró con más familiares festejando, entre ellos su primo de 24 años, quien en algún momento, de acuerdo explicaron las mismas fuentes, la habría llevado a unos 150 metros de ese domicilio donde existe un descampado.

Cuando se dieron cuenta que la niña no estaba comenzaron a buscarla y fue su padre quien se topó con la desgarradora escena: la nena con la ropa dañada y sin signos vitales.

Tras las averiguaciones pertinentes, la policía logró dar con el único sospechoso hasta el momento, quien fue detenido y al que se le secuestró ropa con sangre, tierra y salitre.

Mensaje

Una de las tías de la menor asesinada publicó un fuerte mensaje en las redes sociales contra el primo de la nena: “Esta lacra humana, Juan Carlos Rodríguez, violó y mató de 10 puñaladas a mi ángel, mi Yose”, comenzó escribiendo.

Mirá También:  ANSES. CALENDARIOS DE PAGO DEL MIÉRCOLES 19 DE ENERO

En este contexto, agregó: “nos mató a nosotros en vida, a toda la familia, h.d.p. La viste crecer caradura, mugre. No hay palabras para describirte. Arrancaste un pedazo de cada uno de los corazones de nosotros. Le robaste la vida a un ángel le cortaste las alas. Mataste sus sueños de bailar, de ser modelo y maestra. ¿Y ahora cómo hacemos nosotros?”.

Y finalizó: “Justicia para mi ángel. Ni una menos. Nuestros no se matan. Gritemos a grande voz. Justicia, justicia, justicia”.

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *