Continúan las repercusiones del brutal asesinato en La Plata de un jubilado de 80 años, que fue hallado sin vida en su casa de Meridiano V el pasado sábado por la madrugada. Fuentes policiales informaron a 0221.com.ar que la investigación se encuentra recién en una etapa preliminar, pero ya trascendieron detalles de la primera autopsia sobre el cuerpo. 

Mario Alberto Ochoa, tal como lo identificaron las autoridades, fue descubierto por su propio hijo tendido en el suelo de una de las habitaciones de la vivienda de 15 entre 70 y 71. Estaba con las manos atadas y, a simple vista, no presentaba lesiones de arma de fuego o blanca. 

La autopsia reveló que el hombre “estaba muy golpeado, tenía más de 20 golpes. Ninguno con capacidad letal, pero fueron golpes fuertes.” 

Cuando realizó el macabro hallazgo, su hijo dio aviso a las autoridades y en la escena del crimen se presentó un patrullero y luego hizo lo propio una ambulancia del SAME, cuyos especialistas certificaron que Ochoa no tenía signos vitales y además “estaba atado de manos, tobillos y rodillas”. 

“Puede haber sido un cuadro provocado por una asfixia o puede haber sido que ante los golpes no hubiera resistido el corazón”, expresó una fuente de la investigación luego de la autopsia.  

Todavía no hay precisiones sobre los hechos que desencadenaron la muerte del hombre, pero los investigadores apuntan a la posibilidad de que el trágico desenlace haya ocurrido en medio de un robo. 

En este marco, se cree que podría haber sufrido un paro cardíaco a causa del estrés provocado durante el asalto o bien haber fallecido asfixiado por los delincuentes. Lo que llama la atención de los efectivos de la comisaría Quinta y de la DDI La Plata, a cargo de la pesquisa, es que no hubo accesos forzados ni se registraron faltantes de dinero u objetos de valor en la propiedad. 

Mirá También:  El cerco se cierra en torno a Nixon

En este sentido, las declaraciones de su hijo y otros familiares serán claves para saber si el jubilado tenía alguna suma guardada que los ladrones pudieran haber encontrado. Mientras tanto, continúa la investigación para establecer cuáles fueron los últimos movimientos de la víctima en orden de dar con el paradero de sus asesinos. 

 
 

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *