Cuando Sandra Pettovello aceptó hacerse cargo del descomunal Ministerio de Capital Humano, lo hizo bajo la promesa de Javier Milei de que su cartera tendría los recursos necesarios para amortiguar el feroz plan de ajuste. “La única billetera abierta será la de Capital Humano”, repetía el Presidente en la televisión ante la pregunta de cómo protegería a los sectores más vulnerables. Tres meses después, la inalterable mirada fiscalista del ministro de Economía, Luis Caputo, rompió el juramento del libertario y abrió una fuerte interna con Pettovello por la falta de presupuesto para la ayuda social. En medio de la discusión interna, las organizaciones sociales preparan una jornada de protesta con 500 cortes en todo el país.

La ausencia de la ministra en la reunión de Gabinete del martes generó suspicacias y alimentó las versiones que indican que las diferencias con Caputo se transformaron en los últimos días en una feroz pelea. «No existió. Es falso. Con ambos hablo a diario y no hay ningún tipo de discusión fuerte entre ellos», intentó aclarar el vocero presidencial, Manuel Adorni, aunque pocos le creyeron. Respecto al faltazo de Pettovello, la versión que dejó trascender su equipo de trabajo fue que no pudo asistir porque está atravesando una gripe. Lo cierto es que la tensión en el Gobierno por la falta de fondos para programas sociales existe y crece en la medida en que escala la conflictividad en las calles.

La decisión de no prorrogar el Fondo Nacional de Incentivo Docente (FONID) también afectó a Capital Humano, que tiene bajo su órbita a la secretaría de Educación. La confrontación con el gremio docente por las paritarias y el inicio de clases es otro dolor de cabeza que desvela a Pettovello. Pese a los cimbronazos, en Casa Rosada niegan que pueda llegar a presentar la renuncia. “Tiene el respaldo absoluto del Presidente”, aseguran.

Mirá También:  Un violador de la ley como “héroe nacional”

La meta de déficit cero de Caputo, no obstante, choca de lleno con la capacidad de acción de la ministra. El reclamo de las organizaciones sociales se intensifica cada día más ante la falta de respuestas del Gobierno. El viernes realizarán un gran piquete nacional para exigir incrementos en los planes sociales y partidas de alimentos para los comedores populares. Desde la cartera de Capital Humano hay quienes manifiestan que la protesta debería convocarse a las inmediaciones de la Plaza de Mayo, frente al Ministerio de Economía. Los dirigentes sociales descartaron esa posibilidad y confirmaron que el punto neurálgico será en las oficinas de Pettovello, ubicadas en el barrio porteño de Retiro.

“Basta de ajuste”

Bajo la consigna «La Emergencia Alimentaria no puede esperar más”, la jornada de lucha se desarrollará entre las 9 y las 13 horas y contará con 500 cortes de rutas y accesos a la Ciudad de Buenos Aires. «Mientras se disparan los números de pobreza e indigencia, la ministra sigue sin resolver la entrega de alimentos. Es por ello que un amplio espectro de organizaciones decidimos realizar protestas conjuntas», dijo Silvia Saravia, de Libres del Sur, una de las organizaciones convocantes.

Participarán también el Polo Obrero, Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (UTEP), Unidad Piquetera (UP), Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), Bloque Piquetero Nacional y Bloque de Organizaciones en Lucha, entre otros.

«Vamos otra vez a la protesta porque se siguen cerrando los comedores populares. El Gobierno ha atacado el Potenciar Trabajo con el congelamiento de los montos. Es un brutal ataque a la comida del pueblo y lo vamos a responder en una unidad enorme de organizaciones y en la calle. Una acción que no tiene precedentes porque estarán todas», sintetizó Eduardo Belliboni, del Polo Obrero.

Mirá También:  Fortalecen el control del comercio de granos

La advertencia que preocupa a Pettovello, no inmuta a Caputo. El ministro no dará el brazo a torcer. «Para bajar la inflación hay que ser lo más disciplinados posible», dice y augura que la recuperación económica llegará en el último trimestre del año. Recién ahí comenzará el derrame.

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *