El 21 de abril de 2016, a los 57 años, falleció Prince, una de las estrellas musicales más aplaudidas del mundo, víctima de una sobredosis de fentanilo, una droga por entonces poco conocida.

Oriundo de Mineápolis, Prince es autor de una extensa lista de grandes canciones, verdaderos himnos para varias generaciones, como «Little Red Corvette», «Delirious», «When Doves Cry», «Let’s Go Crazy», «Purple Rain», «Kiss» o «1999».

Una semana antes de morir, Prince había sido noticia porque su avión privado debió aterrizar de emergencia por una presunta deshidratación, un evento que desde la prensa se adjudicó a las consecuencias de una gripe.

Sin embargo, poco después pudo saberse que sus familiares y amigos más cercanos se encontraban preocupados por la salud del músico, y que el aterrizaje de emergencia obedeció a una sobredosis de potentes analgésicos opiáceos.

Cuando sus seres queridos rogaban a Prince que dejara de ingerir tales medicamentos, el músico respondía que el dolor que sufría en las manos era insoportable y que, sin ellos, debería abandonar los escenarios.

Prince fue hallado sin vida en un ascensor de su estudio de Paisley Park, en Mineápolis. Según la autopsia, fue víctima de una sobredosis de fentanilo, una droga sintética 50 veces más potente que la heroína.

Deja un comentario
Mirá También:  Hoy en la historia: Argentina declara el Día Nacional del Derecho a la Identidad

You May Also Like