El hecho ocurrió en Estados Unidos. En un principio el pescador pensó que era un gran tiburón blanco el que lo había tragado.

El buceador y pescador de langostas Michael Packard, de 56 años, se había sumergido por segunda vez durante la misma jornada en búsqueda de sus presas, este viernes, cuando fue tragado por una ballena jorobada cerca de la costa del pueblo de Provincetown, ubicado en la punta del Cabo Cod (Massachusetts, EE.UU.), reportaron medios locales.

El hombre logró sobrevivir a la insólita ingestión tras ser ‘escupido’ por el mamífero después de estar dentro suyo cerca de 40 segundos.

Inicialmente, Packard pensó que era un gran tiburón blanco lo que lo había devorado. Sin embargo, de inmediato se percató de que no era así, al no tropezar con las fauces dentadas ni sufrir las heridas características.

«De repente sentí un enorme empujón y lo siguiente que supe es que estaba todo completamente oscuro. Podía sentir que me estaba moviendo, y también que la ballena apretaba los músculos de la boca», contó el buceador tras ser dado de alta de un hospital local.

«Estaba yo completamente adentro; estaba completamente oscuro. Me dije a mí mismo: ‘No hay manera de que salga de aquí. Estoy acabado, estoy muerto’. […]», resaltó el pescador ‘devorado’.

Packard fue ayudado por su colega Josiah Mayo, que lo llevó al muelle. Desde allí una ambulancia del Departamento de Bomberos lo trasladó a un centro médico, donde fue atendido por heridas leves en los tejidos blandos de las piernas.

Por su parte, los expertos consideran que el animal se tragó al buzo por error, ya que las ballenas jorobadas no suelen representar peligro para los humanos.

Deja un comentario
Mirá También:  LISTA DE PRECIOS MÁXIMOS DE REFERENCIA DE BUENOS AIRES - QUINTA PARTE

Artículos Relacionados

Deja un comentario