El encuentro incorporó también a SADOP, el gremio que nuclea a la mayoría de los maestros porteños del sector privado. Desde ese sindicato le reclamaron al Gobierno de la Ciudad «volver al diálogo». 

Las cámaras que nuclean a las escuelas de gestión privada de la Ciudad de Buenos Aires se comprometieron a no sancionar al personal docente que realiza tareas virtuales y a no computar faltas a los estudiantes cuyas familias deciden no enviarlos al colegio. La decisión se tomó después de una reunión con el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, que también recibió a representantes del Sindicato de Docentes Privados (Sadop). Ayer, desde ese gremio denunciaron en el Ministerio de Trabajo a más de 40 establecimientos por presionar a trabajadores y trabajadoras que decidieron respetar el DNU del Gobierno Nacional que suspendió las clases presenciales por dos semanas en el AMBA.

Las escuelas privadas porteñas se niegan a cumplir el decreto que suspende las clases presenciales por 15 días porque consideran que las pautas nacionales son administradas por cada jurisdicción, es decir, POR la Dirección General Educación Gestión Privada porteña. Ayer, Trotta y el ministro de Justicia, Martín Soria, enviaron una carta a las cuatro cámaras  para pedirles que se acate la disposición del presidente Alberto Fernández. “En la reunión planteamos que los colegios están siempre a derecho, pero las pautas que fija el Gobierno Nacional se las dan a las provincias y al gobierno porteño. Y desde allí nos bajan a nosotros que somos administrados, la interpretación, al igual que los fallos, la tiene que hacer Rodríguez Larreta, cuestión que el ministro comprendió”, le dijo el vicepresidente de Confederación Argentina de Instituciones de Enseñanza Privada (CAIEP), Rodolfo De Vincenzi.

Mirá También:  Deuda: el debate comienza en Diputados

“Trotta nos pidió en concreto que respetemos las decisiones de cada familia y de cada trabajador que optara por evitar esta presencialidad para no quedar de rehenes. Eso nos pareció muy prudente en este contexto y accedimos a promoverlo. Básicamente lo que nos dijo es que en el caso de las familias, les aseguremos la continuidad pedagógica por medios alternativos, y en el caso del personal, que no se lo sancione por no optar por la presencialidad. Nos comprometimos a promoverlo”, confirmó De Vicenzi.

De la reunión participaron la Junta Coordinadora de Asociaciones de la Enseñanza Privada de la República Argentina (COORDIEP); Junta Nacional de Enseñanza Privada (JUNEP); y el Consejo Superior de la Educación Católica (CONSUDEC) y CAIEP.

Al mediodía Trotta mantuvo un encuentro con representantes de distintos niveles de SADOP que expusieron las presiones que recibieron en estos días por realizar retención de tareas presenciales. “Lo entendemos como una buena reunión. El ministro se comprometió a hablar con las cámaras patronales para que se ajusten al cumplimiento del DNU y que no tomen sanción ni represalia contra estudiantes ni a docentes que adopten la medida de SADOP. Estamos muy contentos por la escucha del ministro y por esta gestión. Esperamos que desde el gobierno porteño también aparezcan este tipo de instancias y que podamos volver a charlar como lo hicimos desde enero de este año”, dijo el secretario gremial de SADOP, Fidel Aguilar.

Ayer, ese gremio hizo una denuncia ante el Ministerio de Trabajo de la Nación contra más de 40 escuelas por forzar a los docentes para que asistan a los establecimientos.  Aguilar hizo un llamado al diálogo a la ministra de Educación, Soledad Acuña. “Esta situación merece un descanso, merecemos el diálogo. Le pedimos al Gobierno de la Ciudad reanudar el diálogo, tratar de acercar las posiciones, para poder darle a los porteños y porteñas alguna certeza y quitarles estas angustias que atraviesan todas las familias. Seguimos con la voluntad de diálogo por eso bajamos la medida del paro que hicimos el lunes”, indicó.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario