El debate se produjo sin inconvenientes técnicos y participaron 71 de los 72 senadores. La oposición votó dividida los decretos que cerraron las fronteras y la prohibición de los despidos. 

El Senado realizó su primera sesión virtual o remota en la historia del Congreso argentino. El debate estuvo centrado en la discusión y posterior aprobación de veinte Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) que firmó el presidente Alberto Fernández con el objetivo de mitigar los efectos de la pandemia de coronavirus. Si bien el oficialismo consiguió el respaldo de estos instrumentos sin inconvenientes, ello no evitó el debate que estuvo marcado por la situación económica.

De los 20 decretos, 18 fueron aprobados por unanimidad. Los otros dos provocaron cruces entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio y sus aliados. El caso del DNU 313, que cerró las fronteras del país, casi todo el macrismo votó en contra porque, según ellos, eso impidió que pudieran regresar todos los argentinos que están en el exterior. Solo los bonaerenses Estaban Bullrich y Gladys González se abstuvieron.

El otro DNU que generó controversias fue el 329 y que suspendió los despidos. En esta oportunidad un pequeño grupo opositor votó a favor del decreto. Entre ellos, el chaqueño Victor Zimmerman, la porteña Guadalupe Tagliaferri, Claudio Poggi (San Luis), Julio Martínez de La Rioja, el porteño Martín Lousteau, la bonaerense Gladys González, el santacruceño Eduardo Costa, Julio Cobos (Mendoza) y el fueguino Pablo Blanco. El resto se abstuvo.

De los 72 senadores que integran el cuerpo estuvieron conectados o presentes 71 ya que el tucumano José Alperovich continúa de licencia porque pesa sobre él una denuncia de violación en su contra. A las 14, cuando comenzó la sesión, Cristina Kirchner se se ubicó en el estrado presidencial. A su izquierda se acomodó la secretaria administrativa de la Cámara, María Luz Alonso, y a su derecha el prosecretario parlamentario, Juan Pedro Tunessi. En el recinto estuvieron en sus bancas la presidenta provisional Claudia Abdala (Frente de Todos) y los vice Lousteau (UCR), Maurice Closs (Frente Renovador de la Concordia) y Laura Rodríguez Machado (PRO).

Mirá También:  El gobierno dispuso un fuerte aumento de los controles a partir de la medianoche

En un primer momento se aprobaron por unanimidad los decretos parlamentarios que firmó CFK para sesionar a distancia. Los resultados demoraron unos minutos porque Costa, Alfredo De Angeli, Poggi, Magdalena Solari Quintana, José Uñac y Ernesto Martínez tuvieron que emitir su voto en voz alta.

Superado este momento, el cuerpo se concentró en el tratamiento de los decretos. “Este paquete de 20 DNU, que son exclusivos de la pandemia, intenta dar respuesta a todas las dimensiones que afectan o se ven afectadas en este contexto”, dijo la senadora del FdT y titular de la Bicameral que estudia los DNU, Anabel Fernández Sagasti. La mendocina rechazó las críticas de la oposición «por el excesivo intervencionismo del Estado» y señaló: «Hay que tener en cuenta que la economía que recibió el Presidente no estaba bien antes de la pandemia. Parece que algunos dirigentes tienen una amnesia selectiva», dijo Sagasti tras enumerar los índices de desempleo, endeudamiento y pobreza que dejó el gobierno macrista.

A su turno, Lousteau dijo que «el sector de la clase media de la sociedad es el gran abandonado. Nadie los ve y están en un gran agujero negro», indicó el dirigente porteño. Luego habló la macrista Rodríguez Machado: «Es falsa esa dicotomía entre economía y salud. Nos deja con un susto muy grande, sintiendo que el Gobierno no puede hacer dos cosas al mismo tiempo, cuidar la salud y tratar de ayudar a que no mueran nuestras fuentes de trabajo que nos permite mejorar nuestra calidad de vida y subsistir como personas», dijo y votó en contra el DNU que prohíbe los despidos.

Mirá También:  ALEJANDRO ARIAS: “LA SALA DE PEDIATRÍA ES LA OBRA MÁS IMPORTANTE QUE ESTAMOS REALIZANDO EN NUESTRA CIUDAD”.

La intervención del presidente del interbloque de Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff, tuvo dos momentos. Primero destacó que el Senado, aunque sea de manera virtual, vuelva a funcionar. Luego resaltó que “las diferencias partidarias quedaron prácticamente a un costado y, desde la oposición, expresamos el respaldo con mucha madurez y sentido de responsabilidad política en los momentos más difíciles”. Al final lanzó la crítica: “La paradoja es que el Congreso está en funcionamiento y, sin embargo, el presidente firmó un DNU que le asigna al jefe de Gabinete la potestad de reasignar partidas presupuestarias sin límite».

El cierre del debate estuvo a cargo del jefe de la bancada del Frente de Todos, José Mayans. El formoseño repasó las decisiones tomadas por el Presidente y destacó el compromiso del Gobierno para enfrentar esta pandemia. Mayans buscó ser contundente al asegurar que «el Senado sostiene el acompañamiento a estas medidas. Se está haciendo un gran esfuerzo por parte del Gobierno» e indicó que «estamos mejor que otros países pero no mejor que cuando empezó esto». Luego advirtió que «esto recién empieza», al tiempo que criticó la situación económica heredada del gobierno de Mauricio Macri, al que  calificó como un gobierno «de usura y de robo».

Por otra parte, Mayans destacó la política implementada «por Alberto y Cristina, que más humanista y de responsabilidad sobre una verdadera pandemia declarada el 11 de marzo por la Organización Mundial de la Salud» que tiene «un alto grado de acompañamiento del pueblo argentino», acotó. Incluso se preocupó en destacar el rol del jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que trabaja junto al gobierno nacional.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario