Poco después de aterrizar en Washington, el embajador argentino Jorge Argüello fue recibido por el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, con el que repasó todos los temas de la agenda bilateral y le agradeció el apoyo de la Casa Blanca al gobierno de Alberto Fernández, lo que permitió el documento del FMI que consideró «insostenible» la deuda argentina. «Vemos que hay comprensión de la crisis heredada», le dijo Argüello respecto a la cuestión de la deuda. Pompeo explicó que con la campaña electoral ya lanzada se hacía imposible imaginar un visita de Donald Trump a la Argentina, pero en cambio vio factible que Alberto Fernández viaje a Washington próximamente, por lo que quedó en hacer las consultas correspondientes. 

Pese a todo lo que se había dicho previamente, la relación del gobierno de Fernández con Estados Unidos marcha sobre rieles. Días atrás, Trump aceleró la ceremonia de recepción de las cartas credenciales a Argüello, con lo que se convirtió en un embajador en funciones, ya con la posibilidad de mantener reuniones oficiales con los norteamericanos. Argüello volvió a Buenos Aires para presentarse en el Senado y retornó el fin de semana a Estados Unidos, ya con agenda nutrida.

Primero, como aperitivo, se encontró con los funcionarios del Departamento de Estado para la región, Michael Kozak y Kevin O´Reilly, y el embajador en Buenos Aires, Edward Prado. Luego de ese encuentro fue la reunión con Pompeo, que se extendió por unos 40 minutos, donde repasaron todos los temas de la agenda. 

Obviamente, uno de los puntos principales fue el de la deuda y el Fondo. Respecto al tema económico, Pompeo preguntó acerca del cepo cambiario. «Son medidas temporarias debido a la crisis», le respondió el embajador. El secretario de Estado dijo que le preguntaba porque a ellos les interesaba promover las inversiones estadounidenses en el país y que la restricción cambiaria era una traba.

Mirá También:  Coronavirus: Casación Penal pide que los jueces resuelvan rápido los pedidos de excarcelación

Hablaron de las próximas elecciones de autoridades en organismos regionales. En la OEA, Pompeo le expresó que apoyan a Luis Almagro para un nuevo período. Argüello le comentó que Argentina no tiene candidato todavía. Aunque es muy crítico de la gestión del ex canciller uruguayo, el gobierno argentino se inclinaría por la abstención en esa elección con el objetivo de conseguir apoyos para la postulación del secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, en el BID. A la inversa de la OEA, respecto al BID Pompeo dijo que la Casa Blanca todavía no tenía un favorito.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *