Según la ONG Defendamos Buenos Aires, estas bandas compran vehículos con dinero obtenido del narcotráfico y otros hechos delictivos para luego mandar a un cómplice a perpetrar nuevos robos

Alertan por una nueva modalidad de robo vinculada a las “flotas colombianas”, tal como se llama a las bandas que compran vehículos con dinero obtenido del narcotráfico y otros hechos delictivos para luego mandar a un cómplice a perpetrar nuevos robos.

Así lo informaron desde la ONG Defendamos Buenos Aires, desde donde señalaron que esta modalidad fue la utilizada en el robo comando al bailarín Hernán Piquin, perpetrado el pasado 15 de abril cuando los delincuentes lo siguieron desde el microcentro porteño durante 50 kilómetros para robarle 20 mil dólares en Pilar.

“Son extranjeros de esa nacionalidad que con dinero obtenido en el mundo criminal o directamente facilitado por los cárteles del narcotráfico, compran varios autos nuevos y motos igualmente nuevas. Con esos rodados, anotados a nombre de algún prestanombre colombiano que no siempre participa de los robos pero sabe perfectamente de qué se trata la maniobra”, explicó Javier Miglino, titular de la ONG.

El abogado especialista reveló que “estas bandas están siempre armadas y actúan con una gran peligrosidad”, lo que se deja entrever en el caso de Piquín, perseguido portres autos nuevos y tres motos flamantes de alta cilindrada desde la calle Reconquista y Sarmiento, a 50 metros del Banco Central de la República Argentina, hasta un lavadero en Pilar.

Este modus operandi se beneficia además por tener garantizada una cuota de impunidad. “En caso de ser detenidos, no pierden ni autos ni motos porque se presenta el titular, en general dueño de todos los rodados, y manifiesta que los había prestado de ‘buena fe’, lo que resulta suficiente para que jueces y fiscales no se opongan a la devolución de los vehículos”, precisó Miglino, quien se lamentó: “De ese modo, autos y motos vuelven al circuito delictivo en pocas horas”.

Mirá También:  Nissan invertirá 130 millones de dólares

Incluso, comentó que se produjeron siniestros viales vinculados a esta modalidad. “Hace unos días, tres dominicanos que circulaban en uno de los autos de las ‘flotas colombianas’ fue embestido por un patrullero que lo perseguía luego de recibir un alerta sobre tres ladrones a bordo de un VW Gol nuevo”, indicó el titular de Defendamos Buenos Aires.

Y graficó: “En Belgrano ya hubo cuatro choques con motos y coches nuevos conducidos por colombianos que escapan de un robo o preparaban una entradera. En Palermo prácticamente a diario hay un accidente que incluye a un colombiano y un auto nuevo o una moto nueva”. “Esto sucede porque los criminales viajan a toda velocidad por una inmensa ciudad como BuenosAires, que desconocen por completo y que en nada se parece a BogotáMedellín o Cali; donde pueden moverse con total tranquilidad”, argumentó.

A su vez, Miglino aseguró que la Encuesta Mensual de Inseguridad que elabora la ONG dio cuenta de que en Capital Federal y el Conurbano bonaerense hubo un aumento exponencial de robos y usurpaciones. En cuanto a los asaltos, precisó que pasaron de 1.267 a 1.648, con un 30 por ciento de aumento respecto del primer trimestre de 2018.

“Los robos ejecutados por motochorros, en vía pública y en las casas bajo la modalidad entradera siguen siendo el problema principal, con 498 hechos en Capital y Provincia, pero las usurpaciones se ubican como el delito más grave, llegando a 199 casos”, sentenció el letrado.

En ese sentido, disparó: “Desde 2010 venimos realizando un seguimiento de los casos de usurpación y desde aquel momento el número de usurpaciones no ha dejado de crecer, pasando de 92 usurpaciones en el primer trimestre de 2010 a 199 en los tres primeros meses de 2019, lo que habla de un notable incremento, superior al 100 por ciento”.

Mirá También:  DOS NUEVAS FUNCIONES DE "LAS EQUIVOCAZIONES DE LA COMEDIA" EN EL TEATRO BRAZZOLA

Finalmente, puso el foco en la actividad delictiva de extranjeros: “Ya es sabido que hay familias completas de colombianos que viajan a la Argentina con el único objetivo de robar. Los ‘cerrachorros’ colombianos, personajes que ingresan a los edificios con una llave falsa o verdadera que obtuvieron luego de alquilar algún departamento y luego rompen con barretas y mazas de 3 kilos todas las puertas posibles y huyen antes de que llegue la Policía, ya son conocidos en los barrios porteños de BelgranoNuñezPalermo y Recoleta”.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *