La reconciliación de Elisa Carrió -después de un fin de año de cortocircuitos con Cambiemos- ocurrida esta semana y sellada con una reunión en la quinta de Olivos con Mauricio Macri no duró casi nada. La diputada nacional volvió a arrojar dardos contra integrantes de la alianza que integra. Esta vez el blanco fue la ministra de Seguridad Patricia Bullrich. En una entrevista televisiva, calificó negativamente el desempeño de la titular de la cartera de Seguridad. Dijo que “el problema de Patricia es que, por ahí, no puede parar. Por ahí se cree Bolsonaro, y nosotros -por la Argentina- no vamos a ser Bolsonaro”. Antes de eso, había aclarado que el trabajo de la Ministra es bueno “en algunos temas” siempre y cuando “esté controlada”.

Diciembre estuvo marcado por una creciente tensión entre la Casa Rosada y Carrió, una relación que se caracteriza por periodos de conflicto y pacificación. A fin de año la líder de la Coalición Cívica pidió la renuncia del ministro de Justicia Germán Garavano, sostuvo que hay corruptos en Cambiemos y también afirmó que había “perdido la confianza” en el presidente Macri. Días atrás recompuso nuevamente sus vínculos con el macrismo y visitó la quinta de Olivos, reunión de la que también participó el exvicejefe de Gabinete Mario Quintana.

Pero la calma duró tan sólo unos días y ahora la chaqueña volvió a apuntar contra miembros del Gabinete, en este caso, Patricia Bullrich, quien atraviesa el verano agitando la mano dura como estrategia de campaña. Entre otras iniciativas en la misma línea, la ministra lanzó la adquisición de las pistolas eléctricas Taser, la reforma que impulsa del Régimen Penal Juvenil para bajar a 15 años la edad de imputabilidad y la expulsión de los inmigrantes, aunque no tengan condena firma. 

Mirá También:  Fausto Jones Huala fue liberado y quedó establecido que no tenía armas de fuego

En ese marco, la ideóloga de Cambiemos ratificó su negativa a ir hacia la mano dura y advirtió: «Nosotros no vamos a ser Bolsonaro». “Si a alguno se le va mano lo frenamos antes. La política es preventiva. Uno toma anticonceptivos si no quiere tener hijos. Y yo aplico anticonceptivos para que no nazca un Bolsonaro”, precisó.

Consultada respecto a qué posibles cargos busca la ministra de Seguridad, que suena como una de las posibles candidatas a acompañar al presidente Mauricio Macri en la fórmula de Cambiemos este año, la chaqueña respondió: «Ella es peronista, apunta a todo. Pero es honesta, está luchando».

«A mí me encanta el chorro de agua en las manifestaciones», dijo sobre el uso de armas de las fuerzas de seguridad durante las protestas sociales, y agregó: «La gente se baña, no se lastima a nadie y se tienen que ir a la casa tranquilos».

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario