El viejo –aunque siempre vigente– axioma electoral que asegura que “nadie vota lo que no conoce” tiene un pariente cercano en la política: “El que no avisa que quiere jugar se excluye de la competencia que viene”.

Esa sentencia se evidencia en la antesala del determinante 2023 electoral. La acción es transversal a toda la política y en todos los niveles: nacional, provincial, capitalino y en gobiernos locales del interior. Todos procuran valer más, capitalizarse. Es un ecosistema que copia, a grandes rasgos, la lógica bursátil: acciones que suben o bajan en función de intereses, de condiciones y de valores.

Los esfuerzos de la mayoría de los dirigentes, lo que incluye a quienes están en cargos ejecutivos y legislativos y también a aquellos que se encuentran en el llano y buscan dejar de estarlo, están centrados en esta especie de feedlot político en el que el aumento de kilaje –como sucede con el ganado en el sistema de alimentación intensivo– es el principal activo.

En esa fase, propia de la saludable inercia democrática que el año próximo cumplirá cuatro décadas, está la clase política. Con razón, ciudadanos de a pie reprochan el divorcio y la abstracción que muchas veces exhibe la dirigencia, ocupada en el pellejo propio y ajena a las múltiples preocupaciones cotidianas de las mayorías.

Juntar, reunir, sumar, escamotear (llegado el caso y si es necesario) y convencer son verbos que se transforman en sinónimos si se los mira en clave electoral.

Pastando en la pradera electoral

Ese proceso de acumulación política tiene al oficialista Hacemos por Córdoba en una etapa crucial en la que sobresale una renovación forzosa ya iniciada en 2019 en la Capital con Martín Llaryora, pero cuya prueba de fuego está fijada para el año que viene.

Mirá También:  Encontraron en Salta a la joven que era buscada en La Plata

El intendente cordobés es el principal interesado en que su musculatura política se expanda tanto como se pueda. Su fortaleza está en la gestión, repite a menudo sobre el eje que considera crucial, incluso por encima de la rosca, a la que le otorga un peso menor entre los componentes que constituyen un éxito político.

Martín Llaryora, Juan Schiaretti, Alejandra Vigo y Carlos Massei, este martes 11 de octubre en la inauguración de la Sala Cuna 454 en barrio Pueyrredon, de Córdoba capital. (Foto: Gobierno de Córdoba)
Martín Llaryora, Juan Schiaretti, Alejandra Vigo y Carlos Massei, este martes 11 de octubre en la inauguración de la Sala Cuna 454 en barrio Pueyrredon, de Córdoba capital. (Foto: Gobierno de Córdoba)

Sin embargo, en las próximas semanas, el “Llaryora 2023″ comenzará a replicarse con más énfasis en discursos y en salidas al interior. En el Palacio 6 de Julio y en el Centro Cívico, hay conciencia de ese déficit fronteras fuera de la Capital y se intensificará una estrategia para revertirlo.

En el plano nacional, el gobernador Juan Schiaretti aún no parece dispuesto a darse por vencido. Sus posibilidades de construir un espacio diferente al margen del Frente de Todos y de Juntos por el Cambio se achican y casi exclusivamente parecen reducidas a que la muy probable derogación de las Paso dé a luz a un nuevo y caótico escenario del que pueda sacar provecho y, fundamentalmente, socios. La sonda alimentaria de la que podría nutrirse su proyección depende más de terceros que de su propia voluntad.

En la oposición local, el desafío no es menor. Rodrigo de Loredo aceleró con su lanzamiento provincial no explicitado, pero hay radicales con el paladar con sabor a poco tras aquel acto en el Comedor Universitario. “Supuestamente se lanzó, pero quedó ahí. Y en dos semanas lo único que hizo fue sacarse fotos con Juez”, inquirió un dirigente radical que lo quiere de candidato por sobre el senador.

En el micromundo de la UCR, sin embargo, reconocen un avance del diputado de Evolución. Hay allegados a Mario Negri y a su hijo, el concejal Juan Negri, molestos con esos dos dirigentes: les achacan que con sus presencias terminaron “engordando” a De Loredo.

Mirá También:  Nace Wikipedia

También Juez recibió reclamos por lo mismo. “Rodrigo se quedó con lapicera. Y ahora tendremos que negociar con él los lugares en las listas. Ese acuerdo les corresponde a quienes conducimos el partido, no a los que perdieron la interna en 2021″, se quejaron desde la Casa Radical.

Rodríguez Larreta apuesta por Juez en Córdoba.
Rodríguez Larreta apuesta por Juez en Córdoba.

En el juecismo hay confianza por los números que arrojan algunos sondeos nacionales. Por caso, el último informe de imágenes de líderes políticos que publica la consultora D’Alessio Irol/Berensztein ubica a Juez en el tercer lugar del ranking, sólo detrás de Patricia Bullrich y de Fernán Quirós, el ministro de Salud porteño que en los próximos días Juez mostrará como asesor de los equipos de salud de Juntos por el Cambio.

Juez empieza a ser un apellido que resuena entre quienes ensayan alquimias electorales para 2023 a nivel nacional. Entre los cordobeses, sólo el senador y Negri asoman como potenciales compañeros de fórmulas presidenciales dentro de Juntos por el Cambio.

La necesidad de acumular peso para el año que se avecina también incluye al PRO. Con Larreta jugando abiertamente con Juez, Gustavo Santos es el único “amarillo” con respaldo nacional de peso. Mauricio Macri mantiene su apuesta. Así lo certificó desde Madrid, España, días atrás, cuando compartió con su exministro de Turismo un cóctel de alto nivel del que participó el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa.

Fundación Libertad: Andrés Fassi, Gustavo Santos, Mauricio Macri, Juan Carlos Rabbat y Matías Santos. (Prensa Santos)
Fundación Libertad: Andrés Fassi, Gustavo Santos, Mauricio Macri, Juan Carlos Rabbat y Matías Santos. (Prensa Santos)

También Martín Gill, el kirchnerista menos kirchnerista y “tolerable” para el PJ cordobés, elabora su proyecto provincial sobre la base del apoyo de medio centenar de intendentes a los que les dice que será candidato a gobernador. Como todos, levanta la mano. Sabe que, de lo contrario, no tendrá siquiera una oportunidad.

Mirá También:  Fallo en contra para D’Elía
Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *