La esencia del mensaje de Javier Milei puede resumirse fácilmente: “no hay plata. Se la gastaron toda desde el estado los políticos populistas. Hay que ajustar fuerte y de golpe. Va a doler. Después vamos a mejorar”.

En unos pocos párrafos se describe el problema, se identifica a los culpables, se anticipan los padecimientos y se promete la salvación. Es una época de historias breves y efectistas para contar en las redes. Y la que cuenta el líder libertario cumple con el propósito. Al menos para sus votantes es un relato efectivo.

Más allá de lo que se diga, siempre es necesaria una narrativa. Los datos por si solos nunca explican una realidad ni le dan sentido a nada. Requieren de una interpretación, de la construcción de un “sentido común”.

El del gobierno que acaba de comenzar ha formalizado en sociedad su versión de la verdad y de los hechos. Sobre las ruinas de la administración de Alberto y Cristina se describe la amenaza del apocalipsis para intentar ganar paciencia y comprensión sobre lo que vendrá. Se anuncian meses duros en materia de actividad, inflación y empleo procurando ponerlos en la cuenta de la gestión saliente.

Las sonrisas y cortesías que se prodigaron el nuevo mandatario y la ex vice se desvanecieron en la explanada del Congreso de la Nación. Allí CFK volvió a ser “Cruela” y Milei y sus “Fuerzas del Cielo” (con sus cinco mastines ingleses incluidos) encarnaron en los héroes que aparecieron para operativizar el rescate de los 101 dálmatas. Aunque frente a los ilustres visitantes extranjeros se planteara un guión más digno del género de terror que propone Stephen King que de las ternuras de las películas de Disney.

La «herencia recibida»

El panorama brindado en el primer mensaje presidencial fue una versión desoladora de la “herencia recibida”. Probablemente Volodimir Zelenski haya pensado que la situación de su país no sea tan dramática comparado con el nuestro.

Mirá También:  Femicidio en Catamarca: mató a su novia, la descuartizó y quemó sus restos en una parrilla

Nadie podrá acusar a La Libertad Avanza de tibieza al pintar el cuadro de situación. Datos reales combinados con otros más difíciles de chequear fueron recitados frente a unos pocos miles de manifestantes que coreaban entusiastas desde el “si se puede” macrista hasta cantos de “policía, policía”.

Sin dudas Alberto Fernández va a tener mucho material para nutrir las clases que dice que va a dictar en España. Y Cristina a la vez dispondrá de abundantes herramientas para su nueva versión de la “resistencia con aguante”.

En el medio la sociedad se prepara para índices de inflación estrafalarios, de acuerdo a las palabras aportadas por el León libertario. La motosierra sobre el gasto público afectará también al sector privado. Aumentos de precios y caída del producto impactarán en los bolsillos de todos.

 

El grado de tolerancia

A partir de ahora comenzaremos a averiguar cuál es el grado de tolerancia con la medicina. Claro que aún faltan precisiones respecto del tratamiento. Todavía el ministro de economía Luis Caputo no ha anunciado tiempos y proporciones de las reducciones de los subsidios ni otras medidas específicas de austeridad.

El gobierno es todavía un artefacto en construcción con muchos casilleros vacíos e idas y vueltas respecto a definiciones de gestión. Encontrar la velocidad de crucero le va a llevar su tiempo. No eran muchos dentro de LLA quienes creían que coronarían sus sueños en esta elección. De allí los apuros y las improvisaciones.

Probablemente muchas segundas líneas de “la casta” extiendan su estadía en los despachos oficiales. Un bonus tan inesperado como necesario. La fuerza libertaria tiene presentaciones muy diferentes. En el Congreso se muestran los que se sumaron “en la primera hora”, con más entusiasmo que experiencia. En el Poder Ejecutivo se destacan las incorporaciones recientes.

Mirá También:  ANSES. CALENDARIOS DE PAGO DE HOY JUEVES 16 DE DICIEMBRE

El arte de gobernar no siempre premia la antigüedad. Los líderes muchas veces deben postergar a los socios fundadores que ayudaron a llegar por aquellos a los que considera más hábiles para gestionar. Ese es el tributo que se debe pagar para pasar del modo campaña al modo gestión. El primero de una larga serie. Que recién empieza.

Por Gustavo Marangoni

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *