La ola de violencia narco parece no tener fin en Rosario. Después de los crímenes de dos taxistas y el ataque a balazos a un colectivero, un grupo de sicarios asesinó al playero de una estación de servicio y dejó una nota con advertencias al gobernador santafesino, Maximiliano Pullaro, y al ministro de Seguridad, Pablo Cococcioni. «Vamos a matar más inocentes», advertía el mensaje.

El homicidio se produjo durante la medianoche de este domingo en una estación de servicio de la empresa Puma, ubicada en la calle Mendoza al 7600. Allí, el joven playero, de 25 años, recibió al menos tres disparos. Poco después, el vehículo en que habían llegado los sicarios apareció quemado en un descampado de la ciudad.

Según fuentes policiales, la víctima, identificada como Bruno P., se encontraba en la oficina de la estación de servicio, cuando un individuo armado entró y abrió fuego. Dos de los tiros habrían impactado en el pecho y el restante en la cabeza, lo que provocó su muerte en el instante.

Antes de abandonar el lugar, el grupo de sicarios dejó una nota con amenazas al gobernador santafesino y al ministro de Seguridad provincial. “Esta guerra no es por el territorio, es contra Pullaro y Cococcioni. Así como nosotros llegamos a 300 muertos, estando unidos vamos a matar a más inocentes por año”, alerta el texto.

“Nosotros no queremos celulares, queremos nuestros derechos, ver a nuestros hijos y familia y se respeten. No queremos negociar nada, queremos nuestros derechos. Esto para todos los presos, pabellones y cárceles”, continúa la nota amenazante del crimen organizado.

 

Las advertencias contra Pullaro comenzaron desde que asumió la gestión en diciembre pasado y se incrementaron a medida que fortaleció los controles en los penales donde se encuentran detenidos varios sicarios y operadores de las segundas líneas de las bandas de narcotraficantes de Rosario.

El crimen del playero se inscribe en la ola de violencia narco que asola a Rosario y esta semana le costó la vida a dos taxistas –Héctor Raúl Figueroa, de 43 años, y Diego Alejando Celentano, de 33-y dejó al conductor de la línea K –Marcos Daloia, de 39 años– herido de gravedad.

Además, el sábado por la tarde habían colgado un cartel sobre el puente ubicado en Avenida de Circunvalación y Oroño con nuevas amenazas contra el gobernador y el ministro de Seguridad: «Pullaro y Cococcioni se metieron con nuestros hijos y familiares… van a seguir las muertes de inocentes taxistas, colectiveros, basureros y comerciantes».

Rosario: sigue grave el colectivero baleado y la UTA mantiene el paro

El colectivero baleado el último jueves en Rosario continúa internado en estado crítico en terapia intensiva del Hospital de Emergencias Clemente Álvarez. Marcos Daloia fue atacado a balazos por un sicario en México y Mendoza, quien a corta distancia le disparó en dos oportunidades. Tras el hecho, el agresor se escapó en una moto junto a un cómplice.

La directora del hospital, Andrea Becherucci, explicó que Daloia «sigue internado en terapia intensiva con asistencia mecánica ventilatoria y con soporte inotrópico, que son drogas para mantenerle la presión arterial en ascenso».

«No hay mejoras, las lesiones iniciales son muy críticas y con el correr de las horas es esperable que, al aumentar el edema y la inflamación de los tejidos, pueda presentar más inestabilidad», agregó.

Mirá También:  A partir de septiembre. AUMENTAN LAS BECAS PROGRESAR

En tanto, la UTA seccional Rosario resolvió que el paro de colectivos, iniciado el último jueves tras el ataque al chofer de la línea K de trolebús, continuará durante toda la jornada de este domingo.

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *