Osvaldo Jaldo fue el primer gobernador de la oposición en saltar la tranquera y anunciar su apoyo a la ley ómnibus, luego Bases, que había enviado Milei al Congreso. Así, obligó a sus diputados a salir del bloque de UxP. Cuando Javier Milei anunció el Pacto de Mayo, que en un principio era en Córdoba y el 25 de mayo, Jaldo blandió su lapicera dispuesto a firmar el acuerdo. Ahora, que se hace su provincia, el gobernador tucumano no sólo organizó un gran festival de música frente a la casa de gobierno, sino que también implementó un imponente operativo de seguridad al estilo de los que aplica Patricia Bullrich en la ciudad de Buenos Aires que implementó una zona de exclusión de varias cuadras a la redonda de la plaza principal. Al final, el protocolo antipiquete tucumano terminó reprimiendo y deteniendo a un grupo de militantes que estaban en la organización de un acto y olla popular contra el pacto que se llamó «Ite al pingo Milei». También lo hicieron en otro que hacían organizaciones de izquierda. Los policías tucumanos distribuyeron empujones, insultos, gas pimienta y detuvieron al menos a cuatro personas y una mujer fue internada por los golpes recibidos.

El festival se llamó «Ite al pingo Milei», una frase imperativa dicha con modismos muy, pero muy tucumanos con la que suele ordenar a alguien que se marche de inmediato. Se iba a realizar en la plaza San Martín, ubicada a unas diez cuadras al sur de la casa de gobierno y fuera de la zona de exclusión que había impuesto el operativo de seguridad.

Con la fe de los conversos, Jaldo soberactuó tanto su adhesión al Pacto de Mayo que aplicó el protoco antipiquetes a pesar de que la provincia no adhirió. Sorprendió además que los medios locales no dieran cuenta de la represión. En rigor, tampoco habían publicado la convocatoria de las organizaciones que protestaban contra la presencia del Presidente. Solo la coalición de medios alternativos La Nota Tucumán, Meta Crisis, Agencia Anita y La Palta, relataban lo sucedido a través de un streaming que implementaron para la ocasión.

Según relataron testigos de lo sucedido –que comentaron en el streaming de la red de medios populares– cerca de las 18.30 un grupo de militantes de Patria Grande se acercaban a la plaza con los equipos de sonido. En tanto, otro grupo del Movimiento de Trabajadores Excluidos se aprestaba a bajar los insumos para la olla popular que pensaban preparar.

Todo quedó interrumpido cuando apareció la policía tucumana que en ningún momento quiso entablar un diálogo y con empujones, insultos y golpes comenzaron a expulsar a los militantes. De repente una mujer se desplomó fruto de un golpe y comenzó a convulsionar. La sacaron sus compañeros y la llevaron a uno de los hospitales provinciales cercanos a la plaza San Martín.

Mirá También:  Nora Cortiñas: “Los que levantaron la mano por este acuerdo son traidores al pueblo”

No terminó allí la cosa. El ataque policial no se detuvo, evitó que se pusieran los equipos, liberó la zona y muy cerca de allí, frente a los tribunales provinciales, reprimieron a organizaciones políticas de izquierda que hacían otro acto. También hubo golpes, lanzaron gas pimienta y detuvieron a tres personas más.

La policía tucumana aplicó la misma estrategia que las fuerzas de seguridad nacional, subieron a los detenidos y los hicieron «pasear» por varias comisarías antes de dejarlo en la dependencia elegida. Sobre la detención que más temor generó fue la de Jesús Ruiz, de Patria Grande, que lo detuvieron por filmar los empellones y lo subieron a una camioneta roja no identificada. Tras la presentación de un habeas corpus, Ruiz fue llevado a lo que ahora se conoce como Dirección de Guardia Urbana.

También detuvieron a Walter Díaz, dirigente de Adiunt (docente universitario), Daniel Leal de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y Peter Delgadino del Frente Barrial 19 de diciembre. Todos los detenidos fueron asistidos por los abogados de la organización Andhes.

Los detenidos, Walter Díaz y Daniel Leal. Foto: Julio Pantoja

La CCC, que había movilizado sus militantes de varias localidades ubicadas al sur de la provincia en colectivos, fueron detenidos poco antes de ingresar a la capital tucumana. Prácticamente a la vera de la ruta 38, la policía los hizo bajar de los ómnibus, que los terminó secuestrando, y le recomendaron a los militantes que se regresaran a sus ciudades. Los dejaron prácticamente tirados en el camino padeciendo el intenso e inusual frío tucumano.

Para Sebastián Lorenzo Pisarello, integrante de Meta Crisis, aseguró a este diario que «nos sorprendió la violencia de la policía. Hacía 20 años que no pasaba algo así en la provincia». Anoche, mientras comenzaban a ser liberados uno a uno los detenidos, el festival «Ite al pingo Milei», se había trasladado al centro cultural Santos Discépolo. Un espacio más pequeño pero con el mismo espíritu de rechazo a la figura del Presidente.

Mucho más temprano y en la plaza Alberdi, al oeste de la casa de gobierno, estuvieron el senador Oscar Parrilli y el excanciller Jorge Taiana que, junto al exdiputado José Vitar, presentando el “Centro Argentino para la Defensa Nacional y la Soberanía”.

Mirá También:  Juan Grabois anunció su precandidatura a presidente por el Frente de Todos

Parrilli sostuvo que el rechazo a las políticas de Milei no responden a un capricho:  “Son políticas viejas y fracasadas. No votamos la ley de RIGI ni la ley Bases porque son una gran mentira, y son agravar los problemas y la crisis económica de la Argentina».

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *