Después de dos años, debido a las restricciones de la pandemia, la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) marchó por la Alameda, en el centro de Santiago en una nueva jornada de conmemoraciones por el Día Internacional del Trabajo. También es la primera marcha con un nuevo presidente, el progresista de izquierda, Gabriel Boric y también un nuevo dirigente de la multisindical más grande del país, el militante socialista David Acuña Millahueique.

Este último, tras el breve periodo de Silvia Silva (junio 2021-marzo 2022) es el sucesor de Bárbara Figueroa (PC) quien estuvo desde 2012 hasta 2021 y que fue designada por Boric como embajadora de Chile en Argentina. El dirigente ya protagonizó un hito esta semana: el aumento del salario mínimo en un 14,3%, el más alto en 25 años, pasando de 380 mil pesos a 400.000 desde el primero de agosto y 410.000 desde enero del próximo año. Es decir, desde 445 dólares a 480.

La carestía de la vida

Una medida que, aunque celebrada por el gobierno, no fue particularmente festejada en las calles, considerando una inflación que casi supera el 10%, inédita en el país y que se traduce en el alto costo de alimentos básicos y combustibles, situación sólo comparable a 1993. De todas formas Acuña señaló esta semana: “Hoy día hemos tenido un gran avance en la protección de los derechos, hemos empezado a construir un diálogo verdadero, hoy día tenemos la oportunidad de dialogar y queremos construir”. Su idea, señaló es centrarse también en temas urgentes como reforma tributaria, pensiones, fortalecer el seguro de cesantía.

Mirá También:  "No se está respetando el cierre de frontera"

El modelo económico «exitoso»

En Chile, a primera vista esta crisis pareciera estar disfrazada de consumo, ya que siendo fin de mes los supermercados, malls y tiendas de todo el país están repletos. Literalmente, un mar de gente que hace difícil transitar por las calles, el metro y los propios locales comerciales. También hay autos repletos con mercadería. Sin embargo, hay una explicación simple: la fácil disponibilidad de créditos y cuotas que permiten a través del endeudamiento, seguir adelante. El famoso modelo económico “exitoso” que los chilenos tienen naturalizado desde el retorno a la democracia.

«Nosotros entendemos que estamos enfrentando, de todas maneras, un escenario nacional donde ninguno de los acuerdos va a ser suficiente para la carestía de la vida y, por lo tanto, estamos demandando el fin a las alzas o mecanismos complementarios de control a las alzas en la canasta básica», reconoció el viernes el subsecretario general Eric Campos.

El presidente Boric, en reunión ayer con la CUT, señaló su irrestricto apoyo: «Recuerdo que acá en la CUT tuvimos jornadas importantes hace más de 10 años, convergiendo con diferentes luchas sociales que hoy día le dan sentido también a nuestro Gobierno (…) No podemos olvidar de donde venimos. Nos debemos a las y los trabajadores de Chile».

La ministra del trabajo, Jeanette Jara complementó: «Sin duda, (los dirigentes sindicales) son y han sido el motor histórico de los cambios en nuestro país, sobre todo en este momento de transformaciones tan importantes que se nos avecinan».

La marcha

Esta marcha que comenzó en la Plaza Baquedano (rebautizada como De la Dignidad) para luego avanzar por la Alameda —la avenida principal de Santiago Centro— pasadas las 10:00, donde destacaban la bandera mapuche y de diversas agrupaciones de trabajadores, sucede en un contexto particularmente relevante para los chilenos: el debate constitucional. La Convención Constituyente (CC) está contra el tiempo, extendiendo sus jornadas de trabajo hasta los sábados, con una alta desaprobación en las encuestas, enfrentando críticas a su forma de comunicar y con ataques en forma de fake news provenientes de grupos de derecha, aprovechando que gran parte de la población se informa de este proceso a través de las redes sociales.

Mirá También:  Según estadísticas, se roban 42 motocicletas por día

El 5 de junio el texto constitucional debería estar cerrado y disponible para su lectura y el 4 de septiembre será sometido a un plebiscito de salida con voto obligatorio con dos opciones: “Apruebo” o “Rechazo”, significativamente el mismo día que Salvador Allende asumió la presidencia en 1971. Lo complejo es que las últimas encuestas como la Cadem señala que el rechazo ganaría por nueve puntos de ventaja, mientras que Tu Influyes señala un empate técnico entre ambas opciones. Un panorama difícil de imaginar en 2020 cuando la opción “Apruebo” (para cambiar la Constitución de 1980 generada en Dictadura) obtuvo un rotundo 78,28%).

Nueva Constitución e impuesto a los ricos

La marcha, que cerró en la Avenida Santa Rosa, justamente en una antigua zona obrera de la capital, estuvo marcada por el apoyo a la nueva constitución y también a la reforma tributaria que busca, ante la resistencia de la elite económica trasandina, instaurar el impuesto a los súper ricos, algo que estaba muy presente en el programa del presidente Boric.

Como es tradicional, los locales y tiendas estaban cerradas al ser un feriado irrenunciable, lo que dio a Santiago —y las ciudades del país— un aspecto de calma difícil de encontrar incluso los domingo.

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *