Sucede al mismo tiempo que las facturas que emiten para los consumidores llegan con sumas siderales. Las empresas de distribución eléctrica de todo el país le deben a Cammesa más de $ 115 mil millones.
Edenor y Edesur, las distribuidoras eléctricas del Área Metropolitana de Buenos Aires, le deben a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico Sociedad Anónima (Cammesa) más $ 30 mil millones al 30 de septiembre. En tanto, la deuda de todas las empresas de este tipo del país supera los $ 115 mil millones.La deuda acumulada por Edenor, por $ 16.400 millones, y la de Edesur, por $ 14.200 millones, por no pagar la electricidad que compran contrasta con los altos montos que mostraron en los últimos meses las facturas que ambas emiten. Entre los consumos anteriores revisados, aumentados y apilados en una sola boleta, y el incremento del consumo por el invierno, más los saltos de categoría compulsivos, las boletas llegaron a los hogares con montos triplicados, que en muchos casos denunciados alcanzaron incluso las cinco cifras.

En su presentación ante el Senado de la última semana, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, advirtió sobre una deuda de las distribuidoras superior a los $ 100 mil millones para fines de agosto. Pero las deudas en septiembre continuaron en ascenso, según las cifras más actualizadas a las que Tiempo tuvo acceso.

Si bien las distribuidoras se endeudan cada vez más, las generadoras de electricidad cobran al día. ¿Por qué? Porque el Estado paga la diferencia. El gobierno ya destinó más de $ 180 mil millones en lo que va del año a cubrir esa diferencia. Sin embargo, el informe de Jefatura de Gabinete aseguró que estas erogaciones «no comprometen recursos fiscales».

Mirá También:  El insólito manuscrito de 600 años hallado debajo de una casa medieval

Con este esquema, los usuarios pagan montos siderales en las tarifas eléctricas, las distribuidoras no pagan lo que compran y la generación es pagada por el Estado; o sea, por los mismos contribuyentes que ya pagan altos montos en las boletas. El absurdo se completa con un giro casi irónico: las generadoras más importantes pertenecen a los mismos grupos empresarios que las principales distribuidoras.

Desde Edesur, explicaron a este medio que durante 2020 «pagamos en el orden del 70% del total, que es lo que la caja permite en función de la baja en los ingresos como consecuencia de un año y medio de congelamiento tarifario, en un claro incumplimiento de los recursos para las empresas estipulados en la Revisión Tarifaria Integral».

La fuente de Edesur consultada agregó: «Es importante aclarar que a pesar de esta situación y con insumos que han aumentado en muchos casos el 100%, hemos mantenido la operación y a todo el personal, hecho que quedó de manifiesto durante la larga cuarentena, donde la energía fue más esencial que nunca».

En el Presupuesto 2021 está contemplado que los subsidios para el sector de la energía eléctrica lleguen a los U$S 4848 millones, de los cuales U$S 4781 millones serán para Cammesa. Por su parte, los subsidios a la producción de hidrocarburos sumarán U$S 2270 millones, según relevó el portal Econojournal.

Así las cosas, un 70% de los subsidios energéticos que el gobierno nacional prevé para el próximo año estará destinado a la generación de energía eléctrica.

En el mismo presupuesto se aclara cómo se pagarán las deudas que las compañías distribuidoras acumulan con Cammesa. El artículo 87 especifica que las deudas acumuladas al 30 de septiembre se podrán pagar con «créditos equivalentes hasta a cinco veces la factura media mensual del último año o el 66% de la deuda existente». En tanto, la deuda remanente deberá ser regularizada mediante un plan de pagos «con un plazo de hasta 60 cuotas mensuales, hasta seis meses de gracia y una tasa de interés equivalente de hasta el 50% de la vigente en el Mercado Eléctrico Mayorista».

Mirá También:  La ola polar llegó para quedarse: ¿Cómo proteger el corazón del frío?

Sin embargo, el mismo artículo aclara que «se podrá acordar instrumentar diferentes mecanismos que promuevan la ejecución de inversiones para lograr la mejora de la calidad del servicio o propender una reducción de las deudas de los usuarios en situación de vulnerabilidad económica». Se apela de nuevo a las inversiones como forma de pagar deudas, un mecanismo que antes ya se mostró ineficaz.

Por otra parte, a fines de agosto se conocieron las multas contra Edenor y Edesur por deficiencias en el servicio brindado entre septiembre de 2019 y febrero pasado. Edesur deberá pagar $ 237 millones y Edenor $ 42,5 millones.

Las empresas provinciales también tienen fuertes deudas con Cammesa: $ 12 mil millones la santafesina EPE y $ 11 mil millones la privada misionera EMSA. 

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *