Más de 600 casos entre el personal de Salud de la Ciudad. Las pruebas a enfermrxs y médicxs de la Ciudad tienen como marco las protestas por la falta de elementos de protección como barbijos y camisolines.

A medida que aumentan los casos de covid-19 en el país, aumentan también las denuncias del personal de los hospitales porteños por la falta de elementos de protección, imprescindibles para que ellos trabajen seguros y para no propagar la enfermedad. A las protestas y reclamos de los trabajadores del Elizalde, que dicen tener siete compañeros infectados con coronavirus (y denuncian que a uno de ellos le abrieron un sumario por protestar), se suman las irregularidades y contagios de médicxs y enfermerxs en el Fernández, el Rivadavia y otros.

Este jueves el Gobierno porteño comenzará a realizar testeos a médicxs y enfermerxs de las Unidades de Terapia Intensiva (UTI) del Hospital Fernández, Muñiz, Argerich y Santojanni, por «el nivel de exposición al virus y la delicada situación de los pacientes internados en esos servicios», según afirmaron fuentes del Ministerio de Salud de la Ciudad. El objetivo de los testeos es realizar «una primera evaluación del funcionamiento de los procesos dentro de los hospitales».

Con un nuevo contagio en el Hospital Fernández, uno de los centros de salud que reciben a gran parte de la población de los barrios vulnerables, y luego del incidente en el Hospital Rivadavia, donde un paciente con coronavirus estaba internado en la Unidad Coronaria –destinada a pacientes con otras patologías–, los casos confirmados entre trabajadores de la salud ya son más de 600 en todo el país.

“Enfermería es como la infantería, estamos siempre en la trinchera, expuestos”, señaló Zulma Lovay, jefa de enfermería del área de infectología del Hospital Fernández, ubicado en el barrio porteño de Palermo. Este lunes dio positivo el jefe del servicio de emergentología del establecimiento, que se sentía mal desde el sábado y actualmente está internado en la clínica Anchorena, del partido de San Martín, con un cuadro grave por coronavirus. “El viernes yo lo había visto discutir con autoridades para que le dieran camisolines y barbijos, y me acuerdo que le dije que no se preocupara, que yo podía compartirle una parte de los materiales de mi área”, relató Lovay, que hace 38 años trabaja en el Fernández, y aclaró que “la presión y el estrés nos bajan las defensas, nos llevan a un lugar de desborde que puede terminar en enfermedad”.

Mirá También:  Los medicamentos aumentaron 36% y cerraron 61 farmacias en los últimos seis meses

En el Hospital Fernández hay 130 pacientes internados, entre quienes tienen diagnóstico de coronavirus positivo y aquellos que esperan los resultados del análisis, mientras que ya son casi 30 los profesionales de la salud contagiados dentro del establecimiento. “No es verdad que, como dijo el director del hospital, nuestro compañero no tenía contactos con pacientes, porque él trabajaba a la par de quienes reciben a los agudos en la Guardia, por lo que atendía todo tipo de casos”, señaló Lovay y explicó que “faltan insumos en distintas áreas y emergentología era una de ellas”.

En el Hospital Rivadavia, en el que lxs pacientes vienen mayoritariamente del Barrio Mugica –ex villa 31–, la situación es similar: la semana pasada se registró un caso positivo de coronavirus en una sala que estaba destinada a pacientes con otras patologías, y fueron aislados más de 30 médicxs y enfermerxs, considerados casos sospechosos por haber estado en contacto con el paciente sin los elementos de protección adecuados. “El gobierno nacional nos dio el tiempo para prepararnos pero en los hospitales de la Ciudad no lo aprovecharon”, señaló Liliana Román, licenciada en instrumentación quirúgica del Hospital Rivadavia.

“Desde que los hospitales están intervenidos, hay una especie de CEOs que deciden sobre los gastos. Para conseguir un barbijo N95 hay que llenar planillas y pedir firmas al jefe de sector, de unidad y de departamento, y recién ahí evalúan si dártelo”, explicó y agregó que, junto con quienes trabajan en quirófano, hicieron un reglamento «para que se utilice a modo de protocolo en la colocación de las protecciones, porque conocemos más que nadie sobre este tipo cuidados”. Sin embargo indicó que “ninguna autoridad prestó atención, ni llamaron a armar un Comité de Emergencias en conjunto, como se debería hacer”.

Mirá También:  El hantavirus sumó más contagios, aunque no pertenecen a la cepa de Epuyén

Cerca del mediodía, un grupo de médicos emergentólogos se manifestaron frente al Obelisco, sobre la avenida 9 de Julio, para reclamar por las condiciones en los hospitales y la falta de elementos de protección personal. “Imaginate estar cuidando vidas y que nadie quiera cuidar la tuya”, indicaba uno de los carteles. Por su parte, en el Hospital Rivadavia la Asociación de Médicos Municipales convocó a médicxs y enfermerxs del establecimiento. “No tenemos baños, duchas, ni espacios seguros para descansar. Tampoco hay tela mosquitera para evitar el dengue, que es otra enfermedad que tuvimos que combatir todo este tiempo”, advirtió Estela Pérez, enfermera del área de Terapia Intensiva, y agregó que “es realmente precaria la situación”.

Perez relató que, cuando llegaron los primeros colectivos con casos sospechosos de coronavirus, “no estaban los elementos ni los protocolos preparados para recibirlos, porque ya de por sí la estructura del hospital, con más de cien años, no lo permite”. Tras el incidente en la Unidad Coronaria, más de 30 médicxs y enfermerxs fueron aislados como casos sospechosos de coronavirus, mientras que dos de ellxs ya dieron positivo. Sin embargo, el Rivadavia no figura entre los establecimientos que el Gobierno de la Ciudad seleccionó para hacer los testeos masivos que comenzarán este jueves. “Saber si uno tiene el virus debería ser un derecho para quienes trabajamos todos los días con los pacientes. Al menos para estar tranquila de que estoy cuidando a la gente con la que convivo, porque ya demasiado nos pesa el miedo cada vez que entramos y salimos del hospital”.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *