El 26 de enero tiene un vencimiento de 250 millones más u$s 27 millones de intereses. Sólo pagará los últimos y busca adhesión para «reperfilar» el pago del capital. «La situación que dejó Vidal es insostenible». 

La provincia de Buenos Aires propuso a los tenedores del bono BP21, un título que vence 277 millones de dólares el 26 de enero en concepto de intereses y amortización, diferir el pago del capital al 1º de mayo. La decisión fue confirmada este martes por el gobernador Axel Kicillof, junto a su ministro de Economía y Finanzas, Pablo López, ante la imposibilidad de afrontar este compromiso en tiempo y forma con los recursos que dejó el macrismo. “La provincia estableció que se hará el pago del cupón de interés en la fecha estipulada pero se le propone a los bonistas diferir el pago de capital”, detalló López. Los intereses, que representan 27 millones de dólares, se abonarán el 26 de enero. Kicillof aseguró que “no hubo sorpresas” respecto de los dichos del ministro de Economía nacional, Martín Guzmán, de no realizar un salvataje sobre la deuda provincial mientras negocia una reestructuración de los pasivos del país. “Lo que estamos diciendo es que lo que sucede en la Provincia es un capítulo más de lo que sucede a nivel nacional, tras la gestión del presidente Macri”, detalló el gobernador bonaerense, quien insistió en que el perfil de vencimientos heredado es insostenible.

Mirá También:  24 años de cárcel por el crimen de Johana Chacón

Luego de que Guzmán confirmara que no habría auxilio para las provincias endeudadas en plena negociación con los tenedores de deuda nacional, los precios de los bonos operaron en baja, una situación que se replicó este martes antes del anuncio. El gobernador explicó que este año su administración enfrenta vencimientos por 2900 millones de dólares, de los cuales un tercio fue deuda contraída durante la gestión de María Eugenia Vidal. “La gestión pasada tuvo vencimientos por 4500 millones de dólares en deuda y nosotros solo este año vencen casi 3000 millones de dólares». El proyectado para los cuatro años de mandato de Kicillof da cuenta de vencimientos por 8800 millones de dólares. “El problema no es un vencimiento en particular, sino que es un problema global. Obviamente, hemos charlado con los acreedores de que no se van a poder pagar esos vencimientos. Por eso enviamos este martes esta solicitud de adhesión y consentimiento de la provincia”, explicó Kicillof.

La propuesta

“Desde el 7 de enero se inició el proceso de negociación en particular sobre los tenedores del bono que vence el 26 de enero, y a raíz de estas conversaciones avanzamos con la solicitud de un consenso para diferir el vencimiento del capital, por 250 millones de dólares, hasta mayo”, precisó Kicillof en conferencia de prensa. El encargado de dar las precisiones del proceso fue el ministro López. «La Provincia ha establecido que se hará el pago del cupón de interés en la fecha estipulada pero se le propone a los bonistas diferir el pago de capital, algo que está estipulado como posibilidad en los contratos. Esto se hará firmando la solicitud de consentimiento o consenso”, explicó el titular de Economía.

Según las condiciones del título, lanzado en 2011, se requiere un umbral de aceptación del pago diferido del 75 por ciento, lo cual habilita a cambiar ciertas condiciones en los títulos y se extiende el alcance al 100 por ciento. “El aumento que tuvo la deuda en los últimos cuatro años fue notorio. También cambió su composición, porque creció fuertemente la deuda en moneda extranjera cuando la Provincia no recauda en moneda extranjera sino en pesos, por lo tanto los cambios en las condiciones macro en los últimos años afectaron fuertemente las finanzas provinciales. En ese sentido se tomaron todos los recaudos necesarios para recuperar la sostenibilidad de la deuda”, explicó Pablo López en la conferencia.

Mirá También:  FERIA NAVIDEÑA EN PLAZA NEWTON

El objetivo es evitar un default selectivo de la Provincia sobre este tipo de deuda. “Mantuvimos diferentes conversaciones y, a raíz de eso, decidimos avanzar en esta propuesta en particular en los márgenes de la Provincia, en función de las restricciones que tenemos en la capacidad de pago de los vencimientos que enfrenta este año y los próximos y lo que establece la ley de emergencia”, agregó el funcionario. El plazo que tienen los bonistas para aceptar la propuesta provincial de diferimiento quedó establecida hasta el 22 de enero próximo.

El problema

“Desde 2018 el mercado se cerró para la Argentina y para los gobiernos provinciales. En estas condiciones de mercado, la situación de la deuda es insostenible”, explicó Kicillof. El gobernador citó una entrevista al ministro Guzmán, quien dijo que la deuda es insostenible con las condiciones actuales del mercado, para comparar la situación provincial. “Eso fue a nivel país. Lo que estamos diciendo es que lo que sucede en la Provincia es un capítulo más de lo sucedido tras la gestión del presidente Macri. La segunda cuestión es que tenemos voluntad y lo hemos dicho siempre: vamos a honrar esos compromisos. Pero en estos momentos no hay capacidad de hacerlo”, explicó el ex ministro de Economía del kirchnerismo.

Al ser consultado sobre la posibilidad de que la Provincia entre en una situación de default, aseguró que es lo que se intenta evitar: “Estamos buscando una situación ordenada en consonancia con los principios que comunicó el gobierno nacional. Esperamos de los acreedores un accionar de buena fe para evitar que la resolución de este problema de insostenibilidad sea una solución desordenada. Por eso también hemos recurrido a los mecanismos legales en los contratos y hemos pedido lo que necesitamos, que es aplazar los vencimientos de capital para que el problema de la deuda sea tratado como debe ser, en su conjunto. No solo el vencimiento de la provincia”, lanzó el gobernador de la provincia más poblada del país.

Mirá También:  El Senado aprobó la ley de Góndolas

Reiteró que la decisión de Nación de no ayudar a la Provincia “se sabía de antemano”. “La Nación está transitoriamente sirviendo intereses. Nosotros también estamos sirviendo lo que estamos en condiciones de pagar en dólares. O sea, Nación no está pudiendo pagar sus vencimientos en dólares. Entonces si nación no puede, nosotros tampoco. No es una decisión inesperada ni nueva ni extraña. Para recuperar la capacidad de pago tanto en Nación y Provincia hay que volver a crecer y necesitamos ese espacio y lo estamos solicitando”, se explayó Kicillof. “No queremos entrar en compromisos que no podemos cumplir. Y este compromiso es lo que podemos cumplir”, concluyó Kicillof. 

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *