La recesión no encuentra su piso. La actividad económica se contrajo en marzo 5,3 por ciento con respecto al mismo mes del año pasado. Las estimaciones realizadas por el Instituto de Trabajo y Economía (ITE) de la Fundación Germán Abdala acumularon una caída de 5,9 por ciento en el primer trimestre de 2019. “La economía ya lleva más de un año sin poder salir de la recesión. No existe evidencia que permita hablar de brotes amarillos y, menos aún, verdes”, expresa el informe elaborado por el ITE. 

 La variable más afectada por la crisis es el consumo. El renovado respaldo de las principales cámaras empresarias contrasta con el ritmo de la actividad económica que impacta de frente sobre la rentabilidad de las empresas vinculadas al mercado interno. La mayor parte de los indicadores utilizados para estimar la caída en el nivel de actividad están en declive. Los componentes que muestran las bajas más significativas en términos reales son los préstamos comerciales (29,3 por ciento), cantidades importadas (27,1 por ciento) y los despachos de cemento (13,4 por ciento).

“El gobierno anunció una serie de medidas de corto plazo orientadas a detener la caída de la actividad en los próximos meses”, indican los investigadores del ITE al referirse al programa Precios Esenciales y los Créditos Anses. “La capacidad de este tipo de iniciativa de recomponer los ingresos reales en un escenario de incremento en los precios del orden del 54,7 por ciento anual y un visible deterioro del mercado de trabajo luce a priori muy limitada”, concluyen los economistas.

Mirá También:  Diez preguntas sobre las vacunas contra el coronavirus
Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *