Las Cataratas del Iguazú, elegidas el 2011 como una de las “siete maravillas naturales, están haciendo mucho más ruido que el habitual. Es que la provincia se puso en pie de protesta después de que trascendiera un proyecto impulsado por el gobierno nacional para licitar varias hectáreas del Parque Nacional Iguazú con el objetivo de desarrollar un polémico emprendimiento privado. Por este motivo varios vecinos de Puerto Iguazú vienen efectuando distintas medidas como concentraciones en la emblemática plaza San Martín, cortes de la ruta 101 que conduce a las Cataratas y hasta la toma de la Intendencia de Parques en la ciudad. 

“Oportunidades naturales: Inversiones privadas para el desarrollo de servicios turísticos en Áreas Protegidas” es el nombre con el cual fue presentada la propuesta el 14 de noviembre pasado en el Hotel Intercontinental de Buenos Aires. El evento fue encabezado por el secretario de Medio Ambiente, Sergio Bergman, y el de Turismo, Gustavo Santos, mientras que representaron a Misiones el ministro de Ecología Juan Manuel Díaz y el subsecretario de Ecoturismo Fabio Zapelli. 

Éste último fue quien destacó que “desde Nación nos comunicaron que el proyecto ya fue presentado en la World Travel Market de Londres a distintos posibles inversionistas, donde la idea fue muy bien recibida”. El mismo forma parte de un plan más amplio que incluye a otros 19 parques nacionales (como el Nahuel Huapi o el Perito Moreno) y con el cual, según el propio Zapelli, desean transformar a determinadas “áreas protegidas en destinos de naturaleza” que disponen de “aeropuertos, rutas y ciudades con servicios y gastronomía cerca”. A pesar de vender el proyecto como algo positivo, el subsecretario misionero se vio obligado a aclarar que “nadie va a destruir el Parque Iguazú”. La idea, concluyeron, es “captar nuevos mercados y extender la estadía promedio de los visitantes, de forma tal de aumentar el gasto turístico y dinamizar las economías regionales”. 

Mirá También:  Verdad, investigación e inteligencia

Un mes más tarde, el proyecto específico en torno a las Cataratas fue presentado en Puerto Iguazú por el Consejo Federal de Turismo y el Consejo Federal de Ambiente. El director de Uso Público de Parques Nacionales, Eduardo Ceccoti, habló de “villas turísticas”, aunque aclarando que se trataría de un emprendimiento “de baja escala, de no más de tres hectáreas y media cada uno, distintas entre sí, con no más de treinta módulos habitacionales, todos en un torno de amplia normativa de sustentabilidad y cuidado ambiental”. Un discurso ambiguo que se da de cara contra la hasta ahora total ausencia de estudios de impacto necesarios para emprendimientos de esta envergadura en espacios protegidos.  

La iniciativa generó un fuerte repudio entre diversos vecinos y especialistas de Iguazú y Misiones en general. La primera reacción de magnitud vino de la mano de la Fundación Amigos de los Parques, la cual recolectó firmas en la plaza San Martín cercana a la triple frontera bajo la consigna “No a la villa turística en Cataratas”. Ese lugar también fue elegido para celebrar diversas asambleas públicas. Desde este organismo denuncian que el emprendimiento turístico-inmobiliario pondrá en riesgo la flora y fauna en peligro de extinción, además de alterar la vida de las distintas comunidades originarias que habitan en la zona.   

Según denuncian desde la mencionada fundación, algunas de las hosterías proyectadas serán emplazadas en lugares sensibles como el camping Yaguareté de cinco hectáreas que Parques Nacionales ya le había cedido al Ministerio de Educación y Deportes misionero con el propósito de que pudieran alojarse de manera gratuita estudiantes de colegios provinciales que no conocían las Cataratas. Además de todo esto, los iguazuences señalan que instalar villas turísticas dentro del Parque Nacional impedirá que los visitantes hagan escalas dentro de la propia Puerta Iguazú, lo cual claramente menoscabará el beneficio comercial que podrían tener los habitantes de esta ciudad ubicada a 25 kilómetros de las Cataratas.  

Mirá También:  Abortó el vice de Olmedo

Dada la cada vez más creciente polémica que generó esta propuesta, Alfredo Schiavino, presidente de Cambiemos en Misiones, tuvo que anunciar días atrás que se decidió suspender el proceso de licitación. Fue después de conversar con autoridades de Parques Nacionales y el ministro del Interior Rogelio Frigerio. Probablemente llegó “de arriba” la orden de ponerle pausa a un asunto que generó controversias inconvenientes en el inicio de un año electoral donde Cambiemos se jugará la gobernabilidad en las urnas. 

Lo curioso es que la declaración de Schiavoni no fue en un ámbito formal, sino en un programa de Radio Nacional. A la espera de una confirmación oficial, desde la Fundación Amigos de los Parques decidieron suspender los cortes de ruta, aunque continúan con sus campañas en la plaza San Martín e incluso el jueves pasado decidieron tomar pacíficamente la Intendencia de Parques Nacionales en Puerto Iguazú. Desde allí les repitieron que el llamado a licitación estaba suspendido de hecho, aunque de momento se trate únicamente de un acto de fe. Los vecinos exigen además una consulta popular no vinculante para que el gobierno nacional tome dimensión del repudio que genera en la provincia este emprendimiento con promesas económicas pero sin ningún estudio de impacto ambiental que lo avale.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *