El Tribunal Oral Federal (TOF) 2 dio a conocer la sentencia a Marcelo D’Alessio por el caso en el que trató de extorsionar al empresario Gabriel Traficante.

El Tribunal Oral Federal número dos condenó al falso abogado Marcelo D’Alessio a cuatro años de prisión por la tentativa de extorsión contra el agente aduanero Gabriel Traficante, en 2016, en una causa anterior a la que estalló en Dolores y por la que está preso desde febrero de 2019.

El tribunal también condenó al suspendido fiscal de Mercedes, Juan Ignacio Bidone, a tres años y ocho meses de prisión por el intento de extorsión y abuso de autoridad, y a los ex agentes de inteligencia Claudio Álvarez y Rolando Barreiro a dos años en suspenso.

Todos fueron condenados por un intento de extorsión contra el agente aduanero Gabriel Traficante, a quien -según denunció- le pidieron unos 600 mil dólares para beneficiarlo en una causa por contrabando, haciéndole creer que podrían borrar de los registros telefónicos una serie de llamados presuntamente comprometedores.

Poco antes de la lectura del veredicto, D’Alessio reiteró que capacitó “gratuitamente” sobre cuestiones vinculadas con narcotráfico “a diputados y diputadas, ministros y ministras, a senadores, a periodistas, y a personas de la Agencia Federal de Inteligencia”.

Detenido desde hace dos años y medio, D’Alessio responsabilizó, sin identificar con nombre y apellido, a funcionarios del anterior gobierno por su situación. En ese sentido, se quejó por haberse “quedado sin amigos” e identificó a quienes –según él- son el origen de sus problemas judiciales: “funcionarios que optaron por silenciarme tendiéndome una trampa”.

“La condena mediática parece superar el estado de inocencia. (…) Si existe la grieta, me dejaron bien en el medio”, deslizó, con cierto sentido críptico. Además, denunció que fue víctima de “tortura” y responsabilizó por ello a los jueces Alejo Ramos Padilla y Luis Rodríguez.

Mirá También:  Repro II será de $18.000 para las empresas en crisis

“Fui torturado por el Estado Nacional. Dos jueces decidieron que lo mejor para mí era estar en un régimen de aislamiento único desde el regreso de la democracia, aislado durante las 24 horas del día… Lo mejor era que yo me suicidara”, embistió. Otro de los acusados, el suspendido fiscal de Mercedes, Juan Ignacio Bidone, definió a D’Alessio como “un fiasco”.

Al pronunciar también él sus últimas palabras antes del veredicto, explicó que se vio enredado con el falso abogado porque “quería seguir investigando” el Triple Crimen de General Rodríguez, y suponía que el falso abogado era un agente de inteligencia.

Bidone admitió que “hubo una cuota de ego, de seguir investigando cuando desde la formalidad ya no debía hacerlo”. En rigor, Bidone ya no estaba a cargo de las derivaciones del triple crimen cuando trabó relación con D’Alessio suponiendo que se lo había enviado la AFI para colaborar con esa causa. “Nunca quise intervenir en un delito de extorsión ni obtener dinero de nadie. (…) ¿Dónde está la certeza de que yo sabía lo que hacía D’alessio?”, preguntó a los jueces.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario