La palabra de cinco de las personalidades distinguidas

Los recuerdos y las reflexiones de Dora Barrancos, Roberto Salvarezza, Catalina Nosiglia, Daniel Filmus y Carolina Mera.

Para celebrar sus 200 años, la Universidad de Buenos Aires eligió a 200 personalidades que egresaron de la casa o forman –o formaron– parte de la vida institucional, como una manera de homenajear a toda su comunidad académica. Algunos de los distinguidos y todos destacaron el orgullo y el agradecimiento con la UBA.

Dora Barrancos. «Siempre he sentido enorme orgullo de haber sido egresada de la UBA y posteriormente ya como docente, de haber podido formar a las futuras generaciones y transmitirles la inmensa convicción acerca de un conocimiento que siempre debe ser apasionado», dice la socióloga e historiadora feminista, en diálogo con este diario. La profesora consulta de la Facultad de Ciencias Sociales recuerda su paso por la UBA cuando le tocó ser estudiante de la carrera de Sociología, en la oscurantista dictadura liderada por Juan Carlos Onganía, quien ordenó el desalojo por la fuerza de cinco facultades de la universidad. «Hemos pasado algunas circunstancias dolorosas cuando yo era estudiante y fue la Noche de los Bastones Largos. Esa represión significó la salida de muchos profesoras y profesores». Pero agrega: «A pesar de esas vivencias dolorosas he tenido la enorme satisfacción, sobre todo como profesora titular de Historia Latinoamericana, de haber contribuido a la formación de jóvenes generaciones».

Catalina Nosiglia. La secretaria de Asuntos Académicos de la UBA también conversó respecto de la distinción de la universidad. «Yo me siento muy agradecida a la UBA, porque gracias a esta universidad obtuve mi título universitario en Ciencias de la Educación, después fui profesora y luego tuve la oportunidad de ocupar cargos de gestión. Fui directora de Estudios y Programas, secretaria de Ciencia y Técnica, subsecretaria de Programación Científica y actualmente soy secretaria de Asuntos Académicos de la UBA desde el año 2011», señaló Nosiglia. «Los homenajeados son solo 200 pero la comunidad universitaria es tan grande que muchos otros también se hubieran merecido esta distinción», resaltó.

Mirá También:  "Con la ley en la mano", el oficialismo sale a despejar de viejas rémoras al Poder Judicial

Daniel Filmus. «Para mí es un honor enorme recibir esta distinción no sólo por haber sido egresado de la UBA, sino también por ejercer durante tantos años la docencia desde el retorno de la democracia», cuenta el secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur. Filmus inició sus estudios de la carrera de Sociología en los años 70, una época convulsionada para el país. En ese sentido, confiesa que su motivación de estudiar en la UBA tuvo que ver fundamentalmente con una «decisión ideológica». «En aquellos años la carrera de Sociología era la carrera con más inscriptos de la universidad. Pero muchos de los que iniciábamos el camino universitario lo hacíamos con la fuerte convicción de transformar el país y generar una sociedad más justa. De ninguna manera se nos ocurría que podía ser un medio para vivir, sino que formaba parte de un modelo de transformación influenciado por el movimiento de resistencia a la dictadura y la expectativa del regreso de Perón al país».

Carolina Mera. La decana de la Facultad de Ciencias Sociales es otra de las personalidades reconocidas en el marco de las celebraciones por los 200 años de la universidad. «Yo ingresé a la Universidad de Buenos Aires en el año 85 y ahí hice toda mi formación de grado y doctorado. Elegí la UBA porque la universidad pública siempre fue la mejor opción para mí. Es un ámbito de formación plural, complejo, con representación y democrático», destacó.

Roberto Salvarezza. «La UBA fue una parte basal de mi formación», dice el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación. En diálogo con este diario, cuenta que su recorrido en las instituciones de la UBA comenzó a sus 13 años, cuando ingresó en el Colegio Nacional de Buenos Aires y continuó hasta alcanzar el doctorado en Bioquímica. «Mi interés por estudiar la carrera de Bioquímica en la UBA se dio como continuidad de haber estudiado en un colegio que depende de la universidad». «Mi vida ha estado fuertemente relacionada con esta universidad, por eso para mi esta distinción es un gran honor y orgullo», señala el expresidente del Conicet.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario