El mal funcionamiento de los artefactos a gas, la escasa ventilación y la falta de mantenimiento o deterioro de las instalaciones internas pueden provocar la  inhalación  en grandes cantidades ocasionando daños cerebrales irreversibles, e incluso la muerte.

En esta época del año en que la calefacción en los hogares es necesaria, es fundamental no olvidar que  la falta de mantenimiento en todo tipo de vivienda, la escasa ventilación de los ambientes cerrados y  el desconocimiento del riesgo y de las medidas preventivas básicas que se deben tener en consideración lleva a que las intoxicaciones con monóxido de carbono se multipliquen.

El monóxido de carbono es un gas producido por la combustión incompleta de elementos combustibles como la madera, el carbón a leña, el carbón mineral, el gasoil, el kerosene, la gasolina, el butano, el propano y el gas natural.

Sus características de incoloro, insípido, inodoro  y no irritante no permiten reconocerlo por lo que siempre se recomiendan las medidas de prevención y el buen funcionamiento de los artefactos que pueden generarlo ya que es altamente tóxico.

Cabe destacar que los síntomas de envenenamiento por monóxido de carbono son similares a los de la gripe: dolores de cabeza, náuseas, vértigo, confusión, vómitos y agitación al respirar.

En este sentido, el oxígeno llega a las células del cuerpo humano a través del aire que ingresa por el aparato respiratorio, al respirar aire con monóxido de carbono, éste ocupa el lugar del oxígeno en las células obstruyendo su camino normal, afectando todos los órganos y músculos.

La exposición continua a niveles elevados de CO produce inconsciencia, daño del cerebro y puede ocasionar la muerte.

Mirá También:  JAVIER GASTÓN RECORRIÓ LOS TRABAJOS DE INSTALACIÓN DE GAS NATURAL EN LA ESCUELA AGRARIA.

Por tal motivo, para evitar posibles  intoxicaciones las siguientes son algunas de las recomendaciones básicas a seguir:

Controlar periódicamente la ventilación y el funcionamiento de los artefactos de combustión.

Evitar permanecer en recintos totalmente cerrados con artefactos funcionando sin una correcta ventilación. Una ventilación permanente beneficia la dilución en aire del tóxico, permitiendo salvar vidas.

Los conductos de evacuación de los gases de la combustión de los artefactos deben ser totalmente independientes de otros conductos estancos, libres de obstrucciones y con salida a los 4 vientos.

En ambientes cerrados los artefactos deben ser del tipo tiro balanceado exclusivamente.

Los calefones, termotanques, cocinas o estufas que no posean tiro balanceado, tienen estrictas y limitadas condiciones para su ubicación en los domicilios. No pueden instalarse en cualquier ambiente y requieren que en el sitio haya rejillas de ventilación permanente, una inferior y otra superior para generar corriente de aire renovable. Verifique que ambas estén sin obstrucciones.

Los calefones y calefactores de tiro natural y las estufas del tipo infrarrojo no deben colocarse en baños o dormitorios (en general no deben colocarse en ningún ambiente cerrado), dado su elevado consumo de oxígeno.

La llama del quemador de los artefactos a gas debe ser de color azul con los extremos transparentes. En caso que esta se torne amarilla o anaranjada se debe llamar inmediatamente a su instalador/gasista matriculado.

Con el quemador a máxima potencia, la llama debe ser estable, sin fluctuaciones en su tamaño, ni desprendimiento o retroceso de la misma.

Toda nueva instalación, como cualquier tipo de modificación, colocación de nuevos artefactos; alteración, reparación o conversión de la misma, debe ser realizada por un instalador profesional matriculado e inspeccionada por personal técnico.  Asimismo, no se debe mantener el motor del auto en funcionamiento cuando el garaje está cerrado. Si el garaje está conectado al resto de las habitaciones , se deben mantener cerradas las puertas.

Mirá También:  FUE EXITOSA LA CAMPAÑA DE VACUNACION

De esta manera, se debe evitar permanecer en recintos totalmente cerrados con artefactos funcionando sin una correcta ventilación.

Ante la presencia de una persona intoxicada con monóxido de carbono lo primero que debe realizarse es  una rápida intervención que favorezca la respiración de la víctima, al aire libre y de ser necesario solicitar atención médica con suministro de oxígeno, llamando al 107 o al centro de salud más cercano.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario