Para llevarlo al nivel de pobreza debería subir un 181%. El debate coincide con las paritarias, que rondan el 32%.

El martes se reunirá el Consejo del Salario para fijar el incremento del salario mínimo, vital y móvil para el próximo período. Su valor es de $ 21.600 desde marzo como resultado de la demorada negociación que, en 2020, se realizó en octubre cuando su última actualización había sido en septiembre de 2019.

En el camino, el SMVM retrocedió un 24% en términos reales con relación al valor de la Canasta Básica Total (CBT) que mide el umbral de la pobreza. Desde enero de 2017, la caída del poder adquisitivo del salario mínimo llegó hasta el 41,3%. En aquella fecha representaba un 60,5% de la CBT mientras que, en la actualidad, representa apenas un 35,4%. En el período, además, perforó el valor de la Canasta Alimentaria (CBA), que mide el umbral de la indigencia, pasando de representar 1,45 veces ese valor hasta el 0,85 actual.

Así las cosas, una familia tipo compuesta por dos adultos con dos hijos que perciban dos salarios mínimos y dos AUH sumarían $ 51.234, lejos de los $ 60.874 necesarios para superar la línea de pobreza.

La referencia con la CBT no es antojadiza. Se trata del valor que, tanto la CGT como ambas CTA, han llevado en los últimos años a la mesa de negociación en el Ministerio de Trabajo –de la que participan con referentes de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular frente a las cámaras patronales–.

En las actuales condiciones, para obtener ese reclamo, el incremento debería ser de un 181% e incluir una cláusula de actualización mensual. Durante la gestión del gobierno de Cambiemos la actitud de las centrales fue la de sostener ese reclamo y, ante la intransigencia patronal, dar lugar a un laudo ministerial. En 2020, sin embargo, la suba del 28% en tres cuotas obtuvo el beneplácito de ambos lados del mostrador con la sola excepción de la abstención del representante de la CTA Autónoma Ricardo Peidró. En esas circunstancias la cartera laboral homologó lo que resultó un acuerdo de partes.

Mirá También:  Buscan a una joven desaparecida, y detuvieron a su marido y a su suegra

En esta oportunidad, los representantes de las tres centrales no fijaron aún el reclamo que llevarán el martes, al igual que la UTEP. Así lo confirmaron fuentes de la CGT que explicaron que, «en medio de las negociaciones no podemos dar datos de la dinámica». La CTA de los Trabajadores de Hugo Yasky, por su parte, adelantó que el lunes su conducción fijará el reclamo para «llevar al SMVM a un escalón acorde con la situación actual». Desde la CTA Autónoma, Hugo Godoy señaló que «hay que avanzar hacia la Canasta Básica Total. Quizás no se alcance de una sola vez pero vamos a reclamar pasos firmes y esperamos que el gobierno dé un paso en ese sentido».

Desde la cartera laboral adelantaron una actitud pasiva: «El ministerio interviene en caso de que no haya acuerdo. La otra vez votaron 31 a favor y uno se abstuvo. Confiamos que salga algo como lo que se viene planteando en general a nivel paritario», dijo una voz autorizada. El gobierno ha dirigido las paritarias hacia incrementos en el orden del 30 al 32 por ciento.

Los que sí ratificaron el reclamo de llevar ese valor hasta los $ 60 mil son los integrantes del Frente de Lucha Piquetero y del Plenario del Sindicalismo Combativo que, si bien no participan del Consejo, realizarán una movilización y una conferencia de prensa el mismo día en las puertas de la cartera laboral. El reclamo importa en particular a las organizaciones sociales porque del SMVM depende el valor de los programas sociales.

Sutna firmó cláusula con 5% sobre la inflación

El Sindicato Único de Trabajadores del Neumático (Sutna) anunció el viernes la inminente firma de un acuerdo al que llegaron con las empresas y que pondrán a consideración de las asambleas de base de los trabajadores durante este fin de semana.

Mirá También:  Los periodistas y la presentación de Sinceramente, el libro de CFK

El entendimiento incluye una serie de aumentos que se suman al 37% ya conseguido por el período 2020. Se trata de dos incrementos del 6% para abril y para junio de este año, una cláusula de enganche con la inflación del período de junio 2020 a junio de 2021 que completará en forma automática el diferencial entre ese índice y lo ya firmado y, además, un 5% adicional por encima de lo que indique la evolución del Índice de Precios al Consumidor.

Se trata de una cláusula inédita en los procesos paritarios, que garantiza una recuperación efectiva e ineludible del salario real.

El titular del Sutna, Alejandro Crespo, explicó que «con la participación activa y consciente de los trabajadores hemos logrado arrancarles a las patronales de Bridgestone, Pirelli y Fate una propuesta de aumento de salario real: 54% de aumento de salario real asegurado y una cláusula que garantiza 5 puntos porcentuales por encima de toda inflación».

La negociación se sustanció con las cámaras empresarias del sector del neumático. El Sutna revista en las filas del Plenario del Sindicalismo Combativo (PSC).

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario