El Gobierno estudia subir las retenciones para desacoplar los precios internacionales de los alimentos con respecto al mercado interno.

El Gobierno analiza subir la alícuota de los derechos de exportación, también conocidos comúnmente como retenciones, con el objetivo de desacoplar los precios internacionales de los alimentos respecto de los que se registran en el mercado local.

«La posibilidad de aumentar retenciones forma parte de nuestras herramientas de gestión y está en análisis», señaló la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, en declaraciones radiales.

La funcionaria explicó que «el nivel de incremento de los alimentos en el mundo ha sido muy fuerte, por eso se trabaja en medidas que permitan desacoplar los precios; ahí es donde entran en juego las políticas de administración del comercio».

No obstante, los datos de inflación del resto de los países de América Latina no difieren sustancialmente de los de los meses previos y no muestran incrementos en los precios de los alimentos.

Así, el Gobierno pone nuevamente bajo análisis una herramienta de política económica para administrar la incidencia de los precios internacionales en dólares en los alimentos que se producen en el país y se comercializan internamente en pesos.

El precio de la soja encadenó este jueves su octava sesión con cierre positivo en el Mercado de Chicago, lo que le permitió superar los US$ 560 la tonelada, su precio más alto en siete años.

Lo mismo sucedió con el maíz, que con esta nueva suba duplicó su precio respecto del que tenía a la misma fecha del año pasado, y se posicionó por encima de los US$ 256,09 la tonelada.

Mirá También:  La Plata: un preso golpeó a una perito, baleó a un penitenciario, escapó y fue recapturado

Si se toman en cuenta las cotizaciones de comienzos de año, se pueden percibir incrementos considerables en los precios, los cuales adquieren mayor magnitud si se los contrapone con los registrados a la misma fecha del año anterior.

Desde que comenzó 2021 la soja avanzó 16,6% (US$ 80,11) al pasar de US$ 483,26 a US$ 563,37 la tonelada, mientras que en la comparación interanual el salto es del 83,7% (US$ 256,65) de US$ 306,72 al precio actual.

En el caso del grano amarillo, que es el commodity que más preocupa al Gobierno por ser primordial para la producción de carnes y de leche, en el mercado local no tuvo un aumento tan abrupto como sí lo tuvo en la plaza bursátil estadounidense, pasando de US$ 200 a US$ 218 la tonelada.

Por otro lado, la carne vacuna no tuvo un incremento en los mercados internacionales, pero sí para el consumo interno.

Según las últimas mediciones del Instituto para la Promoción de la Carne Vacuna (Ipcva) en marzo el precio promedio de los cortes escaló 7,1% en marzo respecto a febrero y 75,1% en la comparación interanual.

La suba de retenciones a las exportaciones suele generar rechazo en el sector agropecuario y es una disputa recurrente con los gobiernos de turno.

Como ocurrió en el gobierno de Raúl Alfonsín y en el llamado Conflicto de la 125, cuando el primer mandato de Cristina Fernández implemento un esquema de retenciones móviles.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario