Ante el fuerte aumento en los contagios, el Gobierno avanza en conversaciones con los cubanos para la adquisición de la vacuna Soberana, que estaría lista en mayo. La otra negociación, con el laboratorio indio Barath, es por la Covaxin. Las autoridades buscan a que, sumando las dosis de Oxford/AstraZeneca, el flujo de vacunas permita enfrentar con recursos la segunda ola del coronavirus.
Los contagios de covid-19 continúan en alza en el país y este miércoles sumaron 16.056 casos, una cifra similar a la registrada en el pico de la primera ola de la pandemia. En el marco de la creciente preocupación de las autoridades sanitarias, la Argentina inició formalmente negociaciones por dos nuevas vacunas y, además, entró en tratativas por una vía alternativa para conseguir más dosis de China. En primer lugar, la Casa Rosada recibió documentación de Soberana 02, que Cuba tendría disponible en mayo, lo que constituye una asombrosa hazaña científica. La vacuna está en la fase III de los ensayos, es decir en una aplicación masiva a 90 mil voluntarios. Las autoridades cubanas entregaron la documentación y la Argentina podrá ir viendo los resultados. En segundo lugar, hay tratativas en la India, con el laboratorio Barath, por una vacuna llamada Covaxin y que los científicos argentinos, a los que se les dio la tarea de analizarla, consideraron magnífica. Covaxin no fue autorizada en Brasil porque consideraron que no se les permitió una inspección completa de la planta en el país asiático. Finalmente, hay una tercera negociación, aún más llamativa, con un príncipe de Emiratos Arabes Unidos (EAU), país que compró, a través de un fondo de inversión, millones de dosis de la vacuna china de Sinopharm. Está la posibilidad de comprarles más vacunas y, además, ayudarían a que se acelere la llegada de los 2 millones de dosis ya comprometidas por China y que están trabadas. Si a esto se agrega el muy buen flujo de la Sputnik V desde Rusia –más de 1 millón y medio de dosis en los últimos once días– y la perspectiva del envío de las de Oxford/AstraZéneca –aseguran que llegarán 900 mil dosis en abril–, en el Gobierno consideran que el país tiene buenas posibilidades de lograr un flujo muy intenso para intentar responder a la dramática segunda ola de la pandemia de coronavirus.Los datos de contagios en las últimas 24 horas resultaron alarmantes y sostuvieron la tendencia creciente de las jornadas previas. El Ministerio de Salud informó 124 nuevas muertes por covid-19 y 16.056 nuevos casos: desde que se inició la pandemia, ya murieron 55.858 personas y se contagiaron 2.348.821. La Provincia de Buenos Aires alcanzó su mayor registro de contagios en un día, con 8063 casos. Otros distritos con cifras preocupantes fueron CABA con 1707, Córdoba con 1260, Santa Fe con 920 y Tucuman con 748.

Mirá También:  Con una pequeña ayuda de los amigos macristas. Espionaje ilegal: Bruglia falló a favor de que la causa pase a Comodoro Py

En ese contexto crítico, el gobierno nacional avanza con las tratativas para acelerar y diversificar la llegada de vacunas al país. De las nuevas negociaciones, ninguna está cerrada pero todas tienen  grandes chances de concretarse. En algunos de los diálogos interviene el presidente Alberto Fernández de manera personal.

Cuba

El martes, Cuba entregó formalmente parte de la documentación sobre Soberana 02, la vacuna que producen el Instituto Finlay de Vacunas y el Centro de Inmunología Molecular la isla y que se podría recibir en mayo. Por supuesto que habrá que ver los resultados de la fase 3, pero a diferencia de Rusia y China, que tardaron mucho en mandar documentación, las autoridades cubanas ya empezaron a presentar la información. Los estudios están en pleno desarrollo y participan 90 mil voluntarios de La Habana y varios distritos, en el mayor ensayo científico de la historia de la isla. Es muy posible que se avance con esta negociación y haya dosis disponibles en unas seis o siete semanas. Todo depende de cómo evolucione la fase III.

India

A más corto plazo se inició un diálogo con las autoridades indias por Covaxin. La vacuna no fue autorizada por Brasil tras un encontronazo por la inspección de la planta de Barath, pero los primeros análisis hechos en Argentina dieron resultados satisfactorios. Las tratativas están en marcha. Covaxin se aplica en Irán, Myanmar y Mozambique en la actualidad, también con buen impacto, mientras que sigue en análisis la autorización en Brasil.

Emiratos Árabes

La otra negociación en marcha es con un fondo de inversión de Emiratos Arabes Unidos (EAU), aunque el diálogo es de país a país, o sea con las autoridades de la EAU. Emiratos compró millones de vacunas Sinopharm a través de ese fondo de inversión y tendría una partida adicional disponible. En realidad, China debería enviar 2 millones de dosis ya contratadas con Sinopharm –además del millón que se recibe este jueves–, pero parece haber una demora. En la Casa Rosada dicen que las vacunas, que son claves para ahora inmunizar a los mayores de 60 años, llegarán en un «plazo razonable», tal vez dentro de la primera quincena de abril. Lo que se busca entonces es que vengan esas dosis y que se pueda ampliar el número de Sinopharm, ya sea desde EAU o desde China misma. Algunos hablan de un acuerdo posible para totalizar 7 millones de vacunas chinas, pero ese objetivo no está para nada fácil ni mucho menos concretado.

Mirá También:  La Nación quiere vender un ex centro clandestino en Corrientes

México

El laboratorio AstraZéneca le entregó al Ministerio de Salud un informe de cómo va a proveer las 22.400.000 de dosis comprometidas entre abril y octubre. Se trata de las vacunas cuyo elemento activo fue fabricado en Argentina, en la planta del laboratorio mAbxience en Garín, y se envió a México para el procesamiento final y el envasado. El elemento activo se envía congelado en recipientes de 15 litros, por lo que el laboratorio mexicano Liomont –contratado por AstraZéneca– lo descongela, lo mezcla con excipientes (sustancias que aglutinan los componentes), se combina con otros ingredientes que lo hacen inyectable y permiten que se mantenga estable la solución. El resultado debe pasar por una revisión para asegurar que no haya partículas extrañas. Una vez envasado en viales (frasquitos de unas 13 dosis), se fotografía cada frasco y pasa por nuevos tests obligatorios por norma del laboratorio y de las autoridades sanitarias.

En el informe entregado al Ministerio de Salud, AstraZéneca ratificó que en abril llegarán las primeras 900 mil dosis que vienen desde Estados Unidos, porque hubo problemas en México. Luego, en mayo, el compromiso es que se entregarán 3.500.000 dosis y lo mismo en junio. En el plan presentado al ministerio que lidera Carla Vizzotti se puntualizan los envíos hasta totalizar los 22.400.000 dosis.

Covax

Como se ve, hay acuerdos firmados y otros por firmar, pero aún así el Gobierno sigue buscando alternativas. El programa Covax de la Organización Mundial de la Salud prometió 400 mil vacunas en abril, también de Oxford/AstraZéneca. Nadie sabe si ese compromiso se va a cumplir ya que, hasta el momento, de las 9 millones de dosis compradas y pagadas, Covax sólo entregó 218 mil. Los laboratorios le dieron la espalda al programa que tiene el objetivo de igualar el acceso de los países a las vacunas.

Mirá También:  Inesperado giro en el caso del bebé hallado en basural

Rusia

Finalmente, está el contrato firmado con el Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF), que viene fluyendo bien en las últimas dos semanas y que promete seguir de la misma manera durante abril. En los últimos once días se redondearían cinco vuelos –si se confirma que este viernes sale otro– y podrían totalizarse casi 2 millones de vacunas arribadas en ese lapso. A ese ritmo, en abril podría contarse con varios millones, pero quienes encabezan la negociación –la ministra Vizzotti y la asesora presidencial Cecilia Nicolini– son muy cautas porque a veces se producen baches de varios días.

El RDIF y el Instituto Gamaleya lograron poner en marcha dos plantas en Rusia y con eso compensan las dificultades de la transferencia de la fórmula a India, al laboratorio Hetero. La vacuna Sputnik V quedó internacionalmente instalada como una de las más confiables, al punto que ahora son muchos los países que quieren que se les provean dosis o que buscan un acuerdo para producirlas. El gobierno nacional acertó en apostar a la Sputnik V, aún cuando la oposición denunciaba que significaba envenenar a la población. Hoy, el 70 por ciento de los argentinos prefieren la vacuna rusa.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario