La realidad epidemiológica del AMBA hace suponer que las medidas definidas por el Gobierno nacional continuarán e incluso podrían acentuarse en algunos casos.

Las medidas restrictivas anunciadas por el presidente Alberto Fernández para reducir el nivel de contagios en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) llegaron para quedarse y lo más probable es que se acentúen en las próximas semanas, de acuerdo a lo que precisaron fuentes oficiales del gobierno.

«No se trata como en otros momentos de amesetar la curva de contagios. Eso puede servir cuando hay un nivel de contagios manejable por el sistema de salud. Una meseta de 30 mil casos diarios no es una meseta, es una montaña», sostuvo un importante vocero de la Casa Rosada.

En ese sentido, adelantó que «si hay que tomar más medidas», al jefe de Estado «no le va a temblar el pulso porque ya dejó en claro que la única prioridad es cuidar la salud de los argentinos y las argentinas».

De todos modos, de acuerdo al diálogo que el primer mandatario mantuvo con el ministro de Educación Nicolás Trotta, sí podría volver algún tipo de «presencialidad cuidada» en lo que tiene que ver con las clases, pero todas las demás actividades es posible que se restrinjan aún más.

A la vez, en el gobierno de la Provincia de Buenos Aires el diagnóstico es claro y aseguran que es necesario ir hacia un confinamiento más estricto para garantizar la respuesta del sistema sanitario, ya que hay varios hospitales sin camas en los que se ha tenido que derivar pacientes hacia otras unidades.

Mirá También:  Anses | Fecha de pago de la asignación universal por hijo y embarazo, las jubilaciones y pensiones del 13 al 17 de mayo

«Tenemos que ir a un cierre total. Una verdadera cuarentena. Dos o tres semanas de cierre total. Peor que el de marzo del año pasado. No podemos especular, la economía se recupera, pero la salud de los argentinos es lo que está en juego», expresó recientemente el ministro de Seguridad bonaerenseSergio Berni.

En esa línea, postuló un cierre de todas las actividades donde sólo estén abiertos los hospitales y las farmacias, así como el funcionamiento de las fuerzas de seguridad para controlar que se cumplan las medidas de aislamiento.

Aunque la propuesta del ministro parece difícil que pueda llevarse a cabo, desde Nación coinciden en la necesidad de bajar abruptamente el nivel de contagios, ya que con esta velocidad de transmisión del virus las camas de terapia intensiva se ocupan rápidamente.

«Todavía no tenemos definidas las medidas y ya dijimos que todas las medidas van a ser focalizadas en los territorios que tengan más contagios. Pero sí podemos decir que las restricciones llegaron para quedarse al AMBA», anticiparon desde Nación.

Sobre esta decisión, argumentaron: «Con suerte, con las medidas que ya tomamos, estaremos logrando parar la curva en 30 mil contagios diarios, lo cual no es suficiente. Lo que necesitamos es que la curva caiga».

Más temprano, en declaraciones a la prensa, la ministra de Salud Carla Vizzotti había avisado que «en función de cómo nos vaya estos días, podremos profundizar más o menos», al referirse a la continuidad de las medidas para contener el avance del coronavirus.

La funcionaria resaltó que «no se puede decir cuándo será el pico», mientras admitió que «mayo, junio y julio son los momentos de más riesgo».

Mirá También:  Paro nacional y marcha en solidaridad con los docentes de Chubut

«Si no bajamos la transmisión, el sistema de salud se desbordará», alertó Vizzotti y admitió que el gobierno «está muy preocupado por la velocidad de aumento de los casos».

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario