Lo plantearon sus respectivos titulares en la audiencia pública donde se debate las nuevas tarifas de transición hacia 2023 para las distribuidoras del AMBA.

Las distribuidoras Edenor y Edesur propusieron este martes aumentos del 28% al 45% según las categorías, en el marco de las audiencias públicas que se llevan a cabo para adecuar el cuadro de tarifas del servicio de suministro de energía eléctrica.

El presidente de Edenor, Ricardo Torres, propuso al Ente Regulador Nacional de la Electricidad (ENRE) aumentos en las tarifas del suministro de la energía eléctrica que, sin mayores subsidios del Estado, representan en la factura al consumidor un 31% en promedio para todos los clientes de la distribuidora y un 28% en el caso de los residenciales.

En sintonía, su par de Edesur, Juan Carlos Blanco, apuntó más alto: propuso incrementos del 34% en la factura para los clientes residenciales de la distribuidoras, y del 45% para el resto de las categorías.

Durante la audiencia en representación de la empresa que preside, Blanco afirmó que “se han presentado para esta transición dos alternativas de solución que pueden combinarse tarifas más subsidios, con la finalidad de contar con los recursos necesarios para brindar un servicio de calidad”.

Explicó, en ese contexto, que “conceptualmente existen dos formas excluyentes de ingresos para poder cubrir todas las erogaciones del servicio”, y precisó que “una es aplicando un aumento sobre la tarifa del usuario final, y la otra, mediante un subsidio nacional”. Y completó: “el nivel de combinación de ambas soluciones es una decisión propia de las autoridades”.

Mirá También:  Ajuste y subejecución del presupuesto para la educación

Blanco marcó que “una primera propuesta consta de un aporte de los usuarios con un nuevo cuadro tarifario a partir del 1 de abril, y que necesita una actualización en agosto, según la inflación”. La “segunda propuesta” del directivo consiste en un subsidio aportado por el Estado nacional por $ 34.260 millones, que contempla una variación de inflación prevista en el presupuesto”.

Por último reclamó: “los ingresos deben ser suficientes y oportunos para cubrir los costos operativos, de capital e impuestos ya sea provenientes de tarifas o subsidios”.

Por su parte, el titular de Edenor afirmó que “si el Estado definiera que la totalidad de nuestro déficit previsto se incluya en la factura de los clientes, sin aplicar mayores subsidios, las tarifas deberían aumentarse un 28% a los clientes residenciales, y un 31% promedio para todos los clientes de Edenor».

El presidente de la compañía precisó que con ese incremento «un millón de clientes pagarían en promedio $ 800, y otro millón, $ 1.600», y agregó que «solamente el 18% de nuestros clientes residenciales pagaría más de $ 2.100».

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario