Una adolescente, que había sido prostituida, huyó de una audiencia en Entre Ríos, al darse cuenta que su supuesto defensor había pagado por sus favores sexuales.

Una audiencia de un juicio por explotación sexual en Entre Ríos se vio interrumpida cuando una adolescente, presunta víctima de un hombre de 70 años que la habría prostituido junto a sus tres hermanas menores, salió llorando, como si algo o alguien la hubiese perturbado.

De regreso en el hogar del COPNAF (Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia) en Concordia, adonde había sido alojada, contó a empleados del lugar que tenía miedo, ya que una de las personas que estaba en la audiencia había sido su cliente. Y ese ser era nada menos que uno de los encargados de su defensa.

El personal del Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia que escuchó el relato obró en consecuencia y puso en conocimiento de la Justicia los dichos de la menor para que se investigara a la persona señalada.

La acusación apunta a un funcionario nombrado por el Defensor Provincial, Maximiliano Benítez, que tendría la misión de velar por los intereses de las menores víctimas de abusos. Justamente, a un hombre que pagaba por los servicios sexuales de la adolescente.

Una vez hecha la denuncia, la chica fue entrevistada en Cámara Gesell, donde mantuvo sus dichos y volvió a identificar como presunto cliente al Defensor que participó de la audiencia.

El principal acusado en la causa es un hombre de 70 años, sobre quien pesa actualmente prisión domiciliaria. La joven en cuestión lo señaló como el hombre que la prostituía y le conseguía los clientes. También están imputadas la madre de la víctima y una hermana mayor.

Mirá También:  DURANTE EL FERIADO Y EL FIN DE SEMANA NO SE PODRÁN REALIZAR CORTES DE PASTO

No solo ella habría sido explotada sexualmente por este hombre, sino que también serían víctimas otras tres hermanas menores; la más chica, de 13 años, está embarazada.

La investigación se inició por la denuncia de una mujer, que vio que en un domicilio cercano a su casa había menores explotadas por su propia madre. La denunciante recurrió primero al COPNAF y después fue directamente a la justicia de familia y al fuero penal. Después de varios días, logró que se iniciara la causa que recientemente llegó a juicio.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario