Llaman por una urgencia y la enfermera que llegó al lugar se indignó al ver a 500 personas en un lugar cerrado y sin barijo en pleno rebrote de coronavirus.

En la localidad entrerriana de Crespo, una enfermera acudió a una urgencia porque un hombre se había descompensado y se encontró que en el lugar se encontraban más de 500 adultos mayores que eran parte de una fiesta, sin barbijo y sin distanciamiento social en días de un pronunciado rebrote del coronavirus.

Este episodio tuvo lugar el pasado fin de semana y reunió a más de medio millar de personas en un lugar cerrado donde los invitados no usaban barbijo ni respetaban el distanciamiento social. a pesar de los crecientes casos de coronavirus.

En este contexto, uno de los concurrentes al evento se descompuso y los organizadores debieron llamar una ambulancia, a donde llegó la enfermera, Lorena Ferrari.

Al hacerse presente en el lugar, una enfermera quedó estupefacta al ver lo que estaba ocurriendo e hizo un extenso descargo en su cuenta de Facebook junto a una galería de fotos que mostraban la total ausencia de protocolos en esa fiesta en Entre Ríos.

“Soy personal de salud y desde la fiesta solicitaron la ambulancia por una persona con dificultad respiratoria y al llegar y encontrarme con esta multitud de personas, hacinadas bajo un techo sin ningún tipo de protección y/o cuidado, sentí que se burlaban de los que tuvimos que poner el cuerpo en el período más crítico, donde vimos personas morir, con los ojos desencajados por escasez de oxígeno, con angustia por la incertidumbre de que no sabían que pasaría con sus familiares“, relató Lorena Ferrari.

Mirá También:  Lospennato salió al cruce de Aníbal Fernández tras sus polémicas declaraciones

La enfermera, que se desempeña en el Hospital San Francisco de Asís, también se refirió a la nula preocupación por los contagios de coronavirusde los presentes.

“Yo digo no hay que tener MIEDO, pero si CUIDADOS, hay que tener EMPATÍA por el prójimo, nadie piensa en nadie, a nadie le importa nada, solo su propia satisfacción”.

 

Mientras que fue lapidaria con la persona que estaba en la puerta del salón, que se molestó cuando la enfermera sacó su teléfono celular para registrar lo que pasaba en el evento.

“Al irrespetuoso que estaba en la puerta, miembro de la organización, solo le digo : “A vos Dios también te ama, pero nuestros errores y malas actitudes siempre tienen consecuencias”.

“Que me vienen a hablar después de fiestas clandestinas de los jóvenes que aún son más sensatos porque hacen sus fiestas al aire libre, las clases virtuales, de las burbujas escolares, de los niños con barbijos todas las horas de clases, de cuando tenés que entrar a un local/negocio hay un límite de 3-4 personas según las dimensiones del lugar y con BARBIJO…¿para qué se DESESPERAN llamando/EXIGIENDO por la vacuna, para qué?”, concluyó la enfermera.

 

LOS ORGANIZADORES

Desde la organización del evento, dieron una versión alarmante ante la pandemia decoronavirus y dijeron que “en la pista de baile estaba permitido estar sin barbijo, porque generan hipoxia”.

Y explicaron que la persona que tuvo que recibir atención médica “no estaba descompensada sino acalorada porque por decisión personal no se quiso sacar el barbijo en la pista”.

Mirá También:  Los kioskos no pueden sobrevivir a la economía macrista

Además, desde el Grupo Coreográfico Edelweiss, que fueron los que hicieron bailar a los concurrentes al ritmo de la música alemana, adujeron que “a las dos horas (el hombre) volvió y quiso estar con nosotros”.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario