En el marco del Operativo «Verano Seguro», la Prefectura desarticuló este fin de semana una fiesta clandestina en un yate en aguas próximas a San Isidro.

La Prefectura Naval Argentina desarticuló este fin de semana una fiesta clandestina que se realizaba en un yate en aguas próximas a la ciudad de San Isidro, en el norte del conurbano bonaerense.

En el marco del Operativo “Verano Seguro” dispuesto por el Ministerio de Seguridad, personal de la fuerza detectó un yate con 14 personas, en el que, además de desarrollarse una fiesta no autorizada, pudo comprobarse que los tripulantes no respetaban la distancia social y, como agravante, la embarcación tenía vencidos elementos de seguridad para la navegación.

El operativo comenzó cuando, a la altura del Arroyo Anguila, los efectivos de la Autoridad Marítima Argentina observaron un grupo de embarcaciones -con una importante cantidad de personas a bordo-, las cuales rodeaban a un yate e incumplían el distanciamiento social dispuesto por la normativa sanitaria preventiva actual.

De inmediato, la Prefectura destacó al lugar guardacostas, botes semirrígidos y motos de agua, con personal especializado que patrulla el Delta del Paraná en tareas de prevención durante los fines de semana para evitar accidentes y proteger a la población durante la pandemia.

Al arribar a la zona e intentar dispersar a los participantes, los tripulantes del yate se negaron a prestar colaboración, por lo que se dio intervención al Juzgado Federal de Primera Instancia de San Isidro, a cargo de la doctora Sandra Arroyo Salgado, quien autorizó a la PNA a abordar el buque.

Allí se comprobó que los tripulantes, además de no respetar la capacidad máxima permitida para ese tipo de buque, se encontraban en una embarcación con la matrícula y los extintores vencidos y no poseían bengalas a bordo. Rápidamente se dispersó a las personas y se labraron las actas de infracción correspondientes.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario