El hecho ocurrió este sábado cuando los ladrones ingresaron a la pizzería de Almirante Brown y se tirotearon con el ex policía, que era el dueño del lugar.

Un agente retirado de la Policía Federal murió tras enfrentarse con dos delincuentes que intentaron robar una pizzería ubicada en la localidad bonaerense de San Francisco Solano, Almirante Brown. Tras el tiroteo, los ladrones resultaron heridos y cayeron muertos a pocos metros del local.

El hecho se produjo en la noche del sábado, cerca de las 20.30, en el comercio situado en la calle El Cóndor al 3500, entre España y Falucho, en el mencionado municipio del sur del conurbano bonaerense.

Todo comenzó cuando los asaltantes llegaron a bordo de un auto negro junto a otros dos cómplices que se quedaron vigilando en la zona y, armados, le sustrajeron las pertenencias a una pareja que se encontraba cenando en una mesa en la vereda.

Luego ingresaron al local e intentaron robar los teléfonos celulares y dinero de los demás comensales, pero en ese momento el expolicía José Francisco López Aguilera (52), se identificó como integrante de la fuerza y comenzó un tiroteo con los delincuentes.

Según indicaron los voceros, como resultado del enfrentamiento López Aguilera recibió dos disparos, por lo que quedó tendido en el suelo gravemente herido, y falleció pocos minutos después cuando era trasladado en ambulancia al hospital Eduardo Oller.

En tanto, durante el episodio la víctima hirió a balazos a los ladrones, que lograron escapar del lugar, pero ambos murieron a unos cincuenta metros del comercio, cerca de la intersección de la calle 841 y la avenida Ferrocarril Provincial.

Mirá También:  La Virgen Peregrina en nuestra ciudad

El hecho es investigado por la fiscal María Laura Alfaro, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 11 de Lomas de Zamora, especializada en entraderas y escruches, quien caratuló al expediente como “homicidio criminis causa en concurso real con robo calificado con arma de fuego”, y dispuso las medidas de rigor para avanzar con la causa.

Los investigadores indicaron que López Aguilera era dueño de la pizzería y que vivía en una casa junto al comercio. De las primeras pericias, a cargo de la Policía Científica, se halló una única vaina servida dentro del local.

En tanto, al expolicía se le incautó un revolver calibre 38 y una pistola 9 milímetros que tenía guardada en su vivienda, mientras que ambos delincuentes portaban un revolver calibre 22 cada uno.

Si bien se espera el resultado final de la operación de autopsia a los tres cuerpos, voceros judiciales señalaron que el policía tenía dos disparos, uno en un pulmón y otro cercano al corazón.

Por su parte, uno de los delincuentes murió por un disparo que ingresó por su axila derecha y el otro asaltante recibió el disparo mortal con orificio de entrada y salida a la altura de la clavícula derecha. Aún no fueron identificados ninguno de los ladrones, añadieron las fuentes.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario