Daniel Arroyo detalló las medidas de asistencia

Durante los primeros ocho meses del año, Desarrollo Social quintuplicó el presupuesto destinado a distintos programas sociales.
Durante los primeros ocho meses del año, el Ministerio de Desarrollo Social quintuplicó el presupuesto destinado a distintos programas sociales: inyectó 150 mil millones de pesos, contra los 28 mil millones de pesos que se invirtieron durante todo el 2019. Si a esta cifra se le suman los recursos asignados para el Ingreso Familiar de Emergencia, implica una inyección de 420 mil millones de pesos para atender a los sectores más vulnerables. A pesar de los recursos que asignó el gobierno nacional para reforzar las partidas destinadas a inversión social, los índices de pobreza e indigencia aumentaron. Los números los publicó el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) este miércoles y alcanzan a 11,7 millones de pobres y 2,9 millones de indigentes.El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, brindó su análisis con respecto al cálculo del Indec. Destacó tres factores esenciales: “la nueva pobreza, la indigencia y el 56 por ciento de pobreza en los niños de 0 a 14 años”. Con «la nueva pobreza» se refiere a los quienes se quedaron sin trabajo e ingresos como consecuencia directa de la pandemia. «La primera tarea que tenemos como gobierno es reconstruir a este grupo», aseguró el ministro. Con respecto a la pobreza estructural, se refirió a la «urgencia de urbanizar los 4.400 barrios donde viven 4 millones de argentinos». Arroyo destacó especialmente la presencia del Estado como un colchón para evitar que las cifras fueran aún peores.

Entre enero y agosto se invirtieron 80 mil millones de pesos para atender sólo los programas alimentarios concentrados en la Tarjeta Alimentar, destinada a hogares con niños y niñas menores de seis años, embarazadas y personas con discapacidad que reciben la AUH. Se alcanzó a dar cobertura en pocos meses a la totalidad de los hogares previstos, pasando de 8 millones a 11 millones de personas que recibieron asistencia alimentaria. Ya en junio del 2020, los fondos acreditados a los titulares eran ocho veces superiores a los destinados durante todo 2019, sumando la totalidad de las tarjetas y módulos financiados desde Nación. Además de la tarjeta, el Ministerio destinó presupuesto a la compra de alimentos secos, convenios con comedores, merenderos e instituciones y cobertura de casos especiales.

Mirá También:  “El acoso y la violencia laboral afecta de manera desproporcionada a las mujeres"

A esta cifra se le suman 40 mil millones de pesos en programas asociados con el empleo: el Potenciar Trabajo, programa de inclusión socio productivo en el que los y las titulares del programa cumplen su contraprestación con la participación en proyectos socio-productivos, socio-laborales y/o socio-comunitarios o a través de la terminalidad educativa. Involucró a 560 mil personas.

Se destinaron 1.250 millones de pesos en el programa de fomento a la producción y el trabajo y, finalmente, 28 mil millones de pesos en capacitación, centros infantiles y becas destinadas exclusivamente a la niñez e inversión comunitaria.

 

Vaticinando el impacto sobre los indicadores sociales de la crisis más profunda de la historia moderna que aún estamos cursando y no sabemos sus consecuencias a ciencia cierta, en la presentación del presupuesto 2021 el ejecutivo contempló que destinará 5,5 billones de pesos a gastos sociales para el pago de jubilaciones y asignaciones sociales, programas alimentarios, de economía social, entre otros, lo que representa el 65 por ciento de los recursos contemplados para el año que viene.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *