Su índice de supervivencia aumenta en espacios oscuros y con baja temperatura

Según reveló la Agencia Nacional de Ciencias de Australia, el coronavirus puede sobrevivir hasta 28 días en superficies lisas, como billetes o pantallas de celulares que estén en condiciones de oscuridad y con temperaturas bajas.

Para llegar a ese hallazgo, los investigadores de la Organización de Investigación Científica e Industrial del Commonwealth (CSIRO) comprobaron la longevidad del Sars-CoV-2 en la oscuridad en tres tipos de temperaturas.

Con los resultados se demostró que los índices de supervivencia disminuyen cuando las temperaturas son más altas.

A una temperatura de 20ºC, determinaron los científicos, el virus es «sumamente resistente» en superficies lisas como las pantallas de teléfonos celulares y llega a sobrevivir hasta 28 días en vidrio, acero o billetes plastificados.

30º, en cambio, la supervivencia cae a 7 días, mientras que a temperaturas mayores a 40º la permanencia es de apenas 24 horas.

En superficies porosas como el algodón, contrapusieron los investigadores, el virus sobrevivió «hasta 14 días con temperaturas bajas y menos de 16 horas con las altas».

Boca, ojos y nariz

Según explicó el director del Centro de Prevención de Enfermedades de Australia, Trevor Drew, el estudio se realizó con muestras del virus en diferentes materiales antes de someterlos a un método «ultrasensible» que encontró trazas de virus vivo capaz de infectar células cultivadas.

«Esto no significa que la cantidad de virus podría infectar a alguien», aclaró Drew. Sin embargo, si la persona no es «cuidadosa con estos materiales y los toca y después se lleva las manos a la boca o tocas los ojos o la nariz, podría infectarse hasta dos semanas después de que (esos objetos) se contaminaron«.

Mirá También:  Un paro en contra del bicicleteo de las apps. Inédita protesta de repartidores de comida en seis países

Para el especialista, si bien de la investigación se desprende que «la gente es mucho más infecciosa que las superficies», también es cierto que este tipo de estudios «ayudan a explicar por qué cuando incluso no hay gente infectada, a veces hay nuevos brotes, incluso en países que se consideran libres del virus«.

«Para desarrollar estrategias de mitigación de riesgos en zonas de mucho contacto es fundamental determinar el papel preciso de la transmisión por superficies, el grado del contacto de la superficie y la cantidad de virus que se necesita para infectarse y establecer cuánto tiempo (el virus) permanece viable», agregó en el mismo sentido Debbie Eagles, de Csiro, sobre los propósitos de la investigación.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *