En el marco de la pandemia por Covid-19 una alimentación saludable es importante para el buen funcionamiento del sistema inmunitario. Aunque ningún alimento ni suplemento dietético puede prevenir ni curar esta enfermedad, una dieta suficiente y equilibrada combinada con el ejercicio físico regular es un elemento fundamental de la buena salud.
Nuestro organismo resulta complejo y, con la excepción de la leche materna para bebés, ningún alimento contiene todos los nutrientes que necesitamos para que funcione de la mejor manera posible. Por lo tanto, la dieta debe contener una amplia variedad de alimentos frescos y nutritivos para mantenernos sanos.
Una mala nutrición puede reducir la inmunidad, aumentar la vulnerabilidad a las enfermedades, alterar el desarrollo físico y mental, y reducir la productividad.
En el caso de los bebés, una alimentación saludable implica lactancia materna exclusiva durante los 6 primeros meses, ya que les proporciona todos los nutrientes y el líquido que necesitan.
La leche materna es el alimento ideal para los bebés, es segura y limpia y contiene anticuerpos que ayudan a proteger frente a muchas enfermedades infantiles frecuentes con la introducción gradual de alimentos nutritivos y seguros como complemento de la leche materna desde los 6 meses hasta los 2 años y más. En los niños pequeños es esencial para el crecimiento y el desarrollo y, en el caso de las personas mayores, puede ayudarles a llevar una vida más saludable y activa.
En el caso de los adultos es primordial el consumo de alimentos variados incluidas frutas y verduras, reduciendo el consumo de sal y azúcar, en tanto que las grasas y aceites se deben consumir de manera moderada. Algunos consejos para garantizar una dieta equilibrada pasan por tratar de consumir una serie de alimentos básicos como trigo, maíz, arroz, papas, legumbres como lentejas, fruta fresca y verduras, y alimentos de origen animal, entre ellos, carne, pescado, huevos y leche.
También es importante elegir alimentos integrales ricos en fibra que pueden ayudar a sentirse satisfecho por más tiempo, elegir carnes magras cuando sea posible, liberándolas de grasa visible; cocinar al vapor o hervir en lugar de freír alimentos.
Por otra parte, la buena hidratación y una rutina de ejercicios físicos y caminata diarios cumplen un rol muy importante. En este sentido, el consumo diario de agua necesario es de 2 litros aproximadamente, evitando un consumo peligroso y nocivo de alcohol; los niños, adolescentes y mujeres embarazadas no deben consumirlo. De esta manera, los hábitos saludables de alimentación y ejercicios físicos asociados al uso del barbijo, distanciamiento social, higiene de manos y la consulta periódica al profesional de la salud contribuyen al bienestar individual y colectivo de nuestra comunidad.

Mirá También:  LA MUNICIPALIDAD PROPONE ACTIVIDADES CULTURALES PARA DISFRUTAR EN FAMILIA Y DESDE CASA
Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *