Para las Madres de Plaza de Mayo el reconocimiento y agradecimiento a los que están en la primera línea de la lucha contra el coronavirus es total. Por eso, las luchadoras instalaron un mural enorme en la puerta de su casa, bajo la mirada atenta del Che Guevara, en el que los homenajean. Además de estar ilustrados muchos aplausos, en el mural se distingue la imagen de un médico, de un bombero, de una científica, de enfermeros, camilleros y, por supuesto, hay muchos pañuelos blancos que todo lo abrazan. La idea de hacer estas grandes pintadas que reconocen y apoyan el trabajo de «los escenciales» de nuestra sociedad en este momento de pandemia, se le ocurrió a Hebe de Bonafini, presidenta de Madres de Plaza de Mayo. Lo hizo realidad el trabajo de los militantes de Cultura Cumpa, un frente de artistas de la organización política Generación Patriótica. El proyecto rápidamente comenzó a replicarse en distintos sitios de la provincia de Buenos Aires y hasta del país.

En diálogo con PáginaI12, Daniel Narezo, coordinador de Cultura Cumpa y uno de los creadores del mural, afirmó que “fue una iniciativa de Hebe. Se le ocurrió hace unos días, y, como todo lo que ella hace, se trató de un gesto político que consistía en hacer estos murales para agradecer a los trabajadores esenciales. Pero no solo a los médicos, a todos: enfermeros, bomberos, camilleros, gente de limpieza, y a los cientos que están dando la vida frente al coronavirus». Fue por eso que Bonafini se puso en contacto con el gurpo de artistas que coordina Narezo. «Nos pidió si podíamos llevarlo a cabo y pintarlo en la puerta de la Casa de las Madres. Para nosotros fue un honor porque todos tenemos como faro y guía la militancia inclaudicable de ellas», comentó. A su vez, el coordinador explicó que «Hebe quería lograr que este gesto se replicara en todo el país, por supuesto con la impronta local de cada artista. Pero siempre teniendo en cuenta que la consigna sea la misma: el pañuelo blanco y el gracias a los miles de hombres y mujeres que dan la vida por nosotros cada día».

Mirá También:  "Ojalá tengan un castigo ejemplar"

El primero de los murales fue, efectivamente, el que se hizo en la puerta de la Casa de las Madres, ubicada sobre la calle Hipólito Yrigoyen, a metros del Congreso Nacional. Trabajaron en él cuatro artistas de Cultura Cumpa y tardaron en hacerlo aproximadamente tres días. Pero ese no es el único: «ya hay un par terminados, otros que están comenzando a hacerse y también hay mucha gente que llama, se prende a querer hacerlo y lo hace», indicó Narezo. En este momento ya terminaron un mural en el municipio de Lanús, que fue montado sobre un portón grande que ofreció una vecina del barrio. «Ahí hicimos uno de siete metros por tres y lo terminamos ayer», resaltó el coordinador de Cultura Cumpa. En ese caso, las tonalidades del mural van del celeste al violeta y se ve en primer plano la imagen de dos trabajadores de la salud, un hombre y una mujer, ambos con barbijo. A los costados hay dos pañuelos blancos y una inscripción que dice «muchas gracias trabajadxres esenciales». También terminaron otro en la localidad de Lomas de Zamora y están por finalizar uno en Almirante Brown, y en Hurlingham. 

La iniciativa tiene una impronta federal. Se están haciendo murales en las provincias de Entre Ríos y Córdoba, y están en proceso otros en Paraná, Villaguay, Feliciano y también en Villa María y Río Cuarto. “Va cambiando el mural, lo que se sostiene es el espíritu”, explicó Narezo. Luego detalló que “en el de Lanús trabajaron seis personas y en el de Lomas cerca de quince, porque en los barrios cuando estás trabajando en la calle los vecinos siempre quieren ayudar». De todos modos, especificó que «tenemos la premisa fundamental de Hebe de ser pocos, de tener distancia social y de cuidarnos mucho. En eso Hebe es muy insistente y tiene razón. No podemos andar haciendo algo contrario a lo que pregonamos. Todos los que participamos tenemos barbijo y cumplimos con todas las medidas sanitarias correspondientes”. «Lo que Hebe quería lograr es retomar el aplauso para estos héroes que la gente en un comienzo aplaudía y luego fue olvidando», concluyó el muralista.

Informe: Melisa Molina

Mirá También:  La CIA, los cacerolazos y el ¿ruido?
Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario