El Gobierno nacional rescindió la concesión de dos corredores viales concretados bajo el esquema de Participación Público Privada (PPP) durante la presidencia de Mauricio Macri, a causa de las irregularidades e incumplimientos de las obligaciones contractuales asumidas por las firmas concesionarias.

Las rescisiones de las concesiones comprenden al Corredor E, que abarca a las rutas N° 9 (Autopista Campana – Rosario) y la Ruta N° 183, en la provincia de Buenos Aires; la Nº 11, la Nº 34, la A-008 y la A-012 en Santa Fe; y el Corredor F, que comprende a la Ruta N° 9 AU Rosario-Córdoba y la Ruta N° 33.

Al hacer el anuncio, el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, señaló que «el esquema público-privado del macrismo (que impuso esa modalidad de obra púbica) fue un fracaso y era ruinoso para el Estado, ya que beneficiaba al sector financiero y las obras prometidas no se hicieron».

En un comunicado de prensa, el Ministerio de Obras Públicas precisó que llegó a un acuerdo con la contratista PPP conformada por Helport SA, Panedile SA, Eleprint SA, Copasa (España), a cargo de los corredores E y F, en el marco de un proceso de extinción de los contratos que comenzó en mayo con la intimación a las empresas concesionarias de seis corredores viales.

Así, a dos años de la fallida implementación del esquema de PPP, diseñado en la gestión de Macri, el gobierno actual inició un proceso de rescisión de los contratos con las empresas que están a cargo de las concesiones de seis corredores viales, frente a la detección de «irregularidades e incumplimientos por parte de las concesionarias en sus obligaciones», según mencionaron fuentes oficiales.

Mirá También:  THELMA FARDIN DENUNCIO A JUAN DARTHES

El 27 de mayo pasado, en ese marco, se intimó a las empresas de los seis corredores viales a cumplir con el incremento de las garantías bajo apercibimiento de extinción de los contratos; y el 31 de agosto se les otorgó la posibilidad de rescindir los contratos de común acuerdo hasta el 30 de noviembre.

Vale recordar que en julio de 2018 se concesionaron seis corredores viales bajo la modalidad PPP y los contratos implicaban que el financiamiento, la realización de las obras, la concesión del mantenimiento y la explotación comercial quedaban a cargo del sector privado.

Poco trabajo

«En todo este período, las obras de fondo no han avanzado y las empresas no han conseguido el financiamiento para construir las autopistas. Luego de más de dos años, las inversiones mínimas y la ejecución física del Plan de Obras Principales llega en promedio solo al 2%», revelaron los voceros.

Tras tomar la decisión, Katopodis señaló que «desde el gobierno mantenemos la misma posición desde que asumimos: defender con todas las herramientas el patrimonio de los argentinos y argentinas».

«Por eso, Vialidad Nacional, como organismo rector en la planificación vial, va a realizar las obras que no se hicieron en estos dos años», remarcó el ministro.

En conjunto, los seis proyectos comprometían una inversión de US$ 5.400 millones en cinco años para la construcción de 3.400 kilómetros de autopistas y rutas.

«Sin embargo, el costo total era bastante más elevado, ya que incluía el costo del financiamiento a 10 años de plazo: entre US$ 10.000 y US$ 13.000 millones, dependiendo del nivel del riesgo país», precisaron las fuentes, que ampliaron que «este mecanismo de contratación traía aparejado un costo adicional a la construcción de las rutas por el impacto del costo del financiamiento».

Mirá También:  Mal comienzo de año para la industria

También remarcaron que «esos contratos se realizaron en dólares, tanto para el costo del financiamiento como para la ejecución física de las obras, una política que podría perjudicar la administración de las divisas de la Nación, debilitando las reservas del Banco Central».

Maniobra

Los contratos incluían, además, la concesión gratuita de la explotación de las áreas comerciales (fundamentalmente estaciones de servicio para venta de combustibles y alimentos).

De acuerdo con los voceros, «de esa manera, los contratistas han estado percibiendo los beneficios producto de las concesiones desde agosto de 2018».

Al respecto, apuntaron que en julio de 2019, el gobierno anterior suscribió una adenda de los contratos PPP, que tuvo como «objetivo condonar el incumplimiento de las condiciones básicas de los contratos, fundamentalmente la falta del financiamiento exigido para realizar las obras».

«Actualmente, el nuevo cronograma de avance de obras dispuesto en la adenda tampoco se cumplió y en algunos casos la parálisis es total», abundaron.

Las concesiones viales restantes concesionadas a través del esquema PPP son el Corredor A, que abarca las Rutas 3 y 226, y las obras a ejecutar están a cargo de Paolini Hnos SA, Vial Agro SA, INC Spa Italia.

El Corredor B, que comprende la Ruta 5, y las obras a ejecutar están a cargo de China Construction América SA junto con Green SA; mientras que el Corredor C incluye la Ruta 7 y las obras a ejecutar están a cargo de José Cartellone Construcciones Civiles SA.

En tanto, el Corredor Sur incluye la AU Riccheri, AU EzeizaCañuelas, las Rutas 3 y 205 y las obras a ejecutar están a cargo de la constructora Rovella Carranza SA, JCR SA, Mota-Engil (Portugal).

Mirá También:  LA BICISENDA ERA UNA NECESIDAD DE MUCHOS AÑOS DE LOS VECINOS DEL CABALLITO BLANCO Y EL PORTEÑO
Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario