dviertieron que testigos y amigos también fueron amedrentados

A uno de los abogados, una organización «Asociación Profesional Policial Buenos Aires» le envió carta documento para que rectifique sus «menciones» sobre la Bonaerense. El otro abogado advirtió que un patrullero hace «guardia» en la puerta de su casa.
Luego de que un patrullero le hiciera “guardia” a Luciano Peretto en la puerta de su casa, en Pedro Luro, este lunes el otro abogado de la madre de Facundo Castro recibió una intimación del comisario inspector Miguel Reynoso: con una carta documento lo amenazó con denunciarlo penalmente si no se rectifica públicamente por sus presuntos «agravios» contra policías. Estos episodios se suman a la amenaza que profirió el subcomisario Pablo Reguillón contra Peretto durante uno de los procedimientos de la causa, que ya está siendo investigada por la justicia penal.El texto fue enviado por Correo Argentino por el comisario retirado Miguel Ángel Reynoso, el jueves 17 desde Mar del Plata. Este bonaerense, que supo revistar en el entorno de Pedro Klodzcyk, procedió “a intimarlo a que, en forma inmediata a partir de su recepción, se abstenga de realizar actos o expresiones que resulten ofensivas y agraviantes para los integrantes de las Policias (sic) de la Provincia de Buenos Aires, ya sea en actividad o en situación de pasividad, bajo apercibimiento de considerar su comportamiento incurso en los delitos de Calumnias e Injurias conforme los alcances de los artículos 109 y concordantes del Código Penal”.

Reynoso dice que la intimación es “en relación a sus manifestaciones referidas a la trágica situación que atravesara quien en vida fuera Facundo Astudillo Castro”. Luego, el policía retirado amenaza con las acciones legales, que atento a la jurisprudencia vigente resultan un disparate jurídico. “Vencido plazo, ante silencio, negativas y/o evasivas, de continuar con su inadmisible proceder, actuaré en consecuencia por ante el fuero en lo Criminal y Correccional y fuero Civil y Comercial requiriendo medidas cautelares, en resguardo de los agravios y perjuicios ocasionados”, advierte.

La camioneta de la Bonaerense vista desde la casa del abogado Peretto.

El comisario retirado Reynoso dice ser “secretario general de la Asociación Profesional Policial Buenos Aires (Apropoba)”, en la que se codean policías de todos los grados junto con miembros de la Bonaerense que revistaron durante la dictadura. Reynoso pretende que Aparicio se rectifique por carta y «por los medios periodísticos y por las redes sociales que Ud. utilizara, en relación a todas y cada una de las menciones que infundadamente llevara a cabo, en un plazo de 48 horas”.

Mirá También:  IFE ANSES: quiénes cobran este lunes 29 de junio

Valentía no es temeridad

«Como le dice Escohotado a Andres Calamaro: ‘No hay que confundir la valentía con la temeridad’. Uno no quisiera terminar en un cementerio clandestino de la bonaerense acompañada de cadáveres sin identificar como Facundo. Ni ser empalado como Natalia Mellman, ni asesinado y desaparecido por negarse a robar como Luciano Arruga ni desaparecido en una comisaria como Miguel Bru. Ni que les pase nada a sus familiares queridos. Pero en el último lugar en el que les podría temer seria en este contexto. No voy a gastar 500 pesos ni perder media hora en ir al correo para explicarle los alcances del fallo Kimel. Lo importante que es meter presos a los que asesinaron a Facundo», escribió el abogado Aparicio en su muro de Facebook.

Sin embargo, su colega Peretto anunció que harán una denuncia federal por la totalidad de las amenazas e intimidaciones, de las que también son víctimas testigos de la causa y amigos de Facundo. “Le pasó a algunos amigos de Facundo esta persecución policial. Que un patrullero les frena ante su casa, que los siguen, también en autos particulares”, dijo el abogado Aparicio. 

 “Yo la verdad que tengo miedo», dijo, por su parte, su colega Peretto. «Yo no elegí inclinar esta causa con Leandro y Cristina contra la Bonaerense. Es el único camino que teníamos. La semana pasada hice una denuncia contra un policía que me dijo ‘cuando termine esto ya sé qué hacer con vos’”, se explayó.

El letrado de Cristina Castro abundó en que tiene  “familia, dos hijos, mi señora, ayer mi hijo más grande me dijo ‘está la policía en casa’. Cuando salgo no estaban en la esquina, estaban en la puerta». «Ya no es casual. Cuando llamo a Asuntos Internos me dicen ‘es un operativo de acceso al pueblo’. Y yo vivo a 15 cuadras del acceso”, agregó.

Mirá También:  El fantasma del default va ganando terreno
Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *