En las localidades de las sierras chicas y el sector sudoeste de la capital provincial persisten la baja visibilidad y la tóxica nubosidad por el humo. Sectores ambientalistas insisten en que se desarrollen políticas de prevención.

Los incendios forestales en Córdoba se encuentran fuera de control y se expanden por las serranías de Villa Giardino, Pampa de Olaen y Villa Carlos Paz, incluso afectaron las cercanías del Observatorio Astronómico en la localidad de La Falda.

Al respecto, desde el Foro Ambiental Córdoba pidieron acciones y políticas para la prevención, al tiempo que advirtió que el sistema está diseñado para actuar una vez que se produce el desastre.

Tenemos grandes superficies arrasadas por el fuego y un ecosistema quemado que impacta sobre la vegetación que protege a las cuencas hídricas, a la fauna, al monte nativo y a la retención de las precipitaciones en el suelo”, explicó el biólogo ambientalista Federico Kopta, presidente de la entidad.

El especialista remarcó que cuando ocurren los incendios no solo ataca a la fauna y la flora, sino que «también representa un serio riesgo para la salud humana la densa nubosidad contaminante de humo que despide compuestos químicos tóxicos”.

Por tal razón, sostuvo que se debería revisar la estrategia de las políticas públicas en materia de incendios, al sostener que “los recursos están todos puestos en gestionar el desastre y no en la prevención”.

Cabe destacar que para luchar contra el fuego el Gobierno nacional aportó siete aviones hidrantes y decenas de bomberos voluntarios trabajaron durante toda la noche y madrugada intentando detener las llamas de los distintos focos que persisten activos en la provincia.

Mirá También:  AUH junio 2020: la ANSES fijó las fechas de cobro

Las llamas también llegaron al Observatorio Astronómico ubicado en la localidad de La Falda, que fue evacuado preventivamente pero no sufrió daños edilicios y no se registraron heridos.

Los incendios afectan también la zona de San Clemente y Villa Ciudad de América, entre los Valles de Punilla y Calamuchita, con un frente de unos 20 kilómetros.

Además, en agosto se quemaron más de 50.000 hectáreas entre el departamento Ischillín y el norte del Valle de Punilla, y esta semana se registraron focos en varios sectores.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario