Tras conocerse por redes sociales, la mujer  decidió venirse desde el vecino país hasta Berazategui con su pequeño hijo para vivir con el hombre. Pero al llegar los insultos y golpes se volvieron moneda corriente y por eso decidió pedir ayuda. 

Cuando Gracie Kelly Da Silva Barceló llegó a Buenos Aires, desde la brasileña Barra de Tijuca, soñaba reconstruir su vida con el hombre que le había prometido amor y cuidados. Llegó con Lionel, su bebé, a la ciudad bonaerense de Berazategui, donde, aunque entonces no lo suponía, le esperaba el infierno junto con un violento.

Fue Tarziana, madre de la víctima, de tan sólo 21 años, la que alertó sobre la situación de violencia a la que su hija era sometida por un hombre que conoció por medio de las redes sociales, la sedujo y la atrajo hasta la Argentina, y pidió auxilio. «Mi hija de 21 años tuvo problemas. Ella se fue de Brasil detrás de lo que fue una mala relación y terminó sufriendo mucho. Lo peor fue que, en medio de la violencia, se encontró sola en un país que no era el suyo, sin saber qué hacer ni conocer a quién pedir ayuda», relató la mujer en un video.

Es que, al poco tiempo de llegar, Gracie y su bebé comenzaron a ser víctimas de todo tipo de agresiones; golpes e insultos se convirtieron en moneda corriente en una relación que no era lo que ella había soñado, y la cuarentena obligatoria solo profundizó la situación. Ella, sola y en un país que le era ajeno, fue parte de la estadística: más del 90% de las denuncias por violencia machista al 144 son realizadas contra parejas, y estos fueron los femicidas en un 70% de los crímenes por razones de género en lo que va de la pandemia del coronavirus.

Mirá También:  Abrió el nuevo ministerio de Desarrollo Humano

«Cuando ella me contó que estaba sufriendo maltrato no pude viajar a Argentina debido al Covid. La escuché desesperada y yo no podía salir de Brasil, eso me desesperaba. Estaba muy preocupada por mi hija, me desesperaba no conocer a nadie en la Argentina«, explicó la madre de la víctima, que, después de dudar mucho, decidió hacer la denuncia en la Comisaría de la Mujer de esa ciudad del sur bonaerense.

Al escuchar su relato en la seccional, la llevaron a la Dirección de la Mujer, donde ella y Lionel fueron recibidos, alimentados y atendidos. Recién entonces la chica pudo volver a contactarse con Tarziana, que empezó a tramitar su regreso a Brasil. «Por fin, Gracie y mi nieto volvieron a casa, recién cuando llegó pude recuperar la paz. Estamos muy contentos de que todo haya ido rápido. Mi hija viajó llena de ilusiones a la Argentina, estaba segura de haber conocido a un buen hombre, pero el infierno que vivió no se lo deseo a nadie», sintetizó la mujer desde Tijuca, donde la chica volvió esta semana a reencontrarse con los suyos, para dejar atrás el terror que vivió en este país.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *