El proyecto Covid Latam, que nació hace dos meses junto con la cuarentena, reúne a 18 fotógrafos latinoamericanos -nueve hombres y nueve mujeres- que documentan a diario el desarrollo de la pandemia del coronavirus en sus respectivas ciudades, un mosaico de imágenes que van de lo íntimo a lo social y reflejan las singularidades y diversidades de cada país.

«Creemos que no estamos acá de casualidad, sino que hay una crisis muy grande a nivel social y ambiental que nos llevó a esta pandemia. Nuestro proyecto apunta a poder pensar las cosas de otra manera. Y desde el vamos queríamos reflejar los valores que consideramos importantes: la igualdad de género, el trabajo colectivo, ya que de esta crisis no se sale de manera individual», dice a Télam el argentino Sebastián Gil Miranda, impulsor de la iniciativa.

En la cuenta de Instagram @covidlatam se pueden ver cada día nuevas postales de esta red de fotógrafos de diversos perfiles -algunos más vinculados a lo periodístico, otros al documental y otros más a lo artístico- quienes retratan escenas íntimas, urbanas, espontáneas, desde trece países: Colombia, Brasil, Perú, Bolivia, Ecuador, Argentina, Chile, Uruguay, Venezuela, Guatemala, Costa Rica, Cuba y México.

Nueve varones y nueve mujeres registrando un virus -a esa conjunción de participantes más el virus alude al número 19 del COVID- es el lema de este colectivo, una consigna casi lúdica que no quita densidad a las imágenes registradas: cacerolazos desde los balcones en Río de Janeiro contra el presidente Jair Bolsonaro, vendedores con tapabocas en un mercado de frutas de Guatemala, el cruce peatonal entre México y Estados Unidos, casi vacío, en Tijuana, o tareas de limpieza sanitaria en el centro de San Pablo.

Mirá También:  Dujovne: "Las librerías siguen siendo el canal privilegiado de visibilización y venta"

«Hay muchas fotografías dando vueltas en el mundo sobre el Covid pero nuestro trabajo tiene un sello latinoamericano y es un reflejo de la situación que atraviesa el continente. Además no queremos mostrar imágenes sólo vinculadas a hospitales, cementerios o funerales, sino asociadas a la vida, a lo cotidiano, a la interacción», relata Gil Miranda, fotógrafo documental, ganador de numerosos premios internacionales, como el Sony World Photo Award, y cuyos trabajos han sido publicados en medios como BBC, The Guardian, CNN y National Geographic.

Desde hace días, Gil Miranda está dedicado a un intenso trabajo de registro fotográfico en el Barrio 31, uno de los sitios más afectados por la pandemia, donde ya se superaron los mil casos y donde murieron dos referentes sociales: la vocera de la Garganta Poderosa Ramona Medina, y el coordinador del comedor Estrella de Belén, Víctor Giracoy.

Télam: ¿Cómo nació Covid Latam?

Sebastián Gil Miranda: Yo ya había realizado proyectos fotográficos colectivos, como Warld Cup durante el Mundial de Fútbol de Brasil 2014 y Photo Project Real Game, en los Juegos olímpicos de Río 2016, para narrar el costado social de esos eventos masivos.

En este contexto de crisis global que nos atraviesa a todos me pareció interesante proponer a otros colegas armar algo en conjunto que construya una narrativa desde diferentes puntos de vista y que además nos acerque, en un momento de distanciamiento. Fuimos armando la red y en pocos días teníamos el proyecto montado y la dinámica ya motorizada.

T: ¿Cómo es la dinámica de trabajo de esta red de 18 fotógrafos de 13 países?

SGM: Cada uno está trabajando desde su ciudad y otros movilizándose por diferentes zonas de su país. Estamos todos en diferentes situaciones porque los mismos países están en distintas situaciones y han tomado diferentes medidas, así que hay registros más íntimos, caseros, como las fotos de Tamara Merino en Chile, o los de Rodrigo Abd en Lima, que trabaja para agencias de noticias y tiene que pasar mucho tiempo en la calle. Hay un poco de todo. En ese sentido, el proyecto bordea lo íntimo y lo social. Y tomamos la decisión de narrar desde la propia subjetividad, porque nosotros también estamos atravesados por esta situación y somos parte de ella.

Mirá También:  Las redes como aliadas de los museos cerrados por el coronavirus

T: ¿Cómo eligen las temáticas retratadas?

SGM: No partimos de consignas, sino que cada uno va haciendo el registro desde sus propias posibilidades y creo que eso es también una de las grandes riquezas: la libertad de expresarse y vincularse con su entorno. Toda esa sumatoria de voces crea una narrativa coral que genera una construcción colectiva pero a la vez mantiene la singularidad de cada mirada, y en particular, la diversidad de culturas y países involucrados. Intentamos también visibilizar la situación en los contextos más vulnerables y ver si de alguna manera podemos ayudar a mejorar las condiciones.

T: Comenzaste a ir a la Villa 31 a retratar el trabajo social de bomberos voluntarios. ¿Con qué escenario te encontraste?

SGM: Cuando llegué a hacer el primer registro del barrio todavía no se había detectado ningún caso pero ya llevaban varios días sin agua. Estuve en algunas acciones de bomberos voluntarios y fue tremendamente fuerte verlos apagando incendios, bastante intensos, prácticamente sin agua, con un chorrito. Ellos, además se organizaron para repartir comida a los habitantes más necesitados del barrio. Algunos incluso cosen barbijos y los reparten. Son 60, en su mayoría mujeres del barrio, y se organizan a pulmón, como pueden, sobrellevando la situación.

Y en pocos días crecieron muchísimo los casos. La última visita fui a la casa de una de las integrantes del cuerpo de bomberos: una mujer que tiene siete hijos. Ella y seis de sus hijos se contagiaron. Todos estuvieron internados y ya les dieron el alta pero la situación fue muy dura. El cuidado sanitario es complejo. Son ocho personas que viven en un espacio muy chico y la mitad de la casa no tiene techo. Estuvieron sin agua durante mucho tiempo, y en un contexto con tanta densidad poblacional y tantas necesidades económicas, de generar recursos para llevar alimentos a la casa, es muy difícil el parate y los cuidados.

Mirá También:  Duro comunicado de investigadores del Conicet y la UBA: “No es posible una megaminería sustentable”

El proyecto Covid Latam se puede seguir en Instagram @covidlatam y lo integran los fotógrafos Federico Rios Escobar, Tamara Merino, Rodrigo Abd, Fabiola Ferrero, Joao Pina, Glorianna Ximendaz, Pablo Piovano, Matilde Campodónico, Ale Cegarra , Ana Carolina Fernandes , Victor Moriyama, Andrea Hernández, Daniele Volpe , Johis Alarcón, Iván Valencia, Sara Aliaga, Sebastian Gil Miranda y Eliana Aponte.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *