Organizaciones sociales y políticas de la Ciudad de Buenos Aires realizaron ayer una jornada solidaria con la instalación de cien ollas populares en todo el distrito para reclamar que el jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta “reconozca la emergencia sanitaria, alimentaria y habitacional” en los barrios populares, ante la exponencial multiplicación de contagios de coronavirus registrados en las últimas semanas.

La jornada fue organizada por la CTA Capital, la Federación de Trabajadores por la Economía Social, Kolina, Izquierda Latinoamericana, Unidos y Organizados, La Cámpora y el Partido Piquetero, entre otras agrupaciones. El día anterior, con el mismo reclamo de “emergencia sanitaria urgente”, organizaciones populares como el Frente Popular Darío Santillán (FPDS), la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP-Capital), y el Movimiento Nacional La Dignidad, realizaron un “banderazo” en Plaza Miserere.

Las ollas populares para reclamar la emergencia sanitaria se producen una semana después de la muerte de dos referentes de la Villa 31, Víctor Giracoy y Ramona Medina, cuya voz e imagen había circulado masivamente por las redes sociales denunciando la falta de agua y la imposibilidad de cumplir en ese contexto las medidas de higiene necesarias.

El miércoles el presidente Alberto Fernández recibió en Olivos al referente de la organización villera La Garganta Poderosa, quien le advirtió que “el coronavirus está verdaderamente descontrolado en varios barrios”. Tras la reunión fueron convocados por el gobierno porteño y el viernes fueron finalmente recibidos por Rodríguez Larreta y por el vicejefe de gobierno Diego Santilli, a quienes entregaron una carpeta con reclamos sobre la emergencia sanitaria, el acceso al agua potable, el servicio eléctrico y la protección de quienes trabajan en comedores en las villas porteñas. Exigieron además la renuncia del del Secretario de Integración Urbana y Social de la Villa 31, Diego Fernández, por “haber desviado los 170 millones de dólares que bajó el Banco Mundial, exclusivamente para la integración urbana del barrio”, informaron.

Mirá También:  El desconocido mundo de los más humildes

Según informó ayer el gobierno porteño, dos personas fallecieron y 239 fueron diagnosticas con coronavirus en las últimas 24 horas en los barrios vulnerables de la ciudad, por lo que ascienden a 2.116 los casos positivos y a 19 las muertes. En toda la jurisdicción porteña los casos reportados de Covid-19 en la última jornada fueron 409, de los cuales casi el 60 por (239) viven en barrios vulnerables

Según el último Boletín Epidemiológico local Retiro y Flores concentran el 53 por ciento de los nuevos casos. El barrio que incluye a la Villa 31 y las terminales de micros y trenes lidera el ránking de infectados, con el 34 por ciento del total de la ciudad y un índice de 2139 por cada 100 mil habitantes. En Flores, con el 19 por ciento del total, ese índice es de 480 cada 100 mil personas. El aumento de casos detectados a partir del 5 de mayo se vincula con la búsqueda activa de enfermos por medio de operativos realizados a través del programa Detectar en los barrios Padre Mugica, Padre Rodolfo Ricciardelli (es villa 1.11.14) del Bajo Flores, y el barrio 21.24 de Barracas. Desde el 2 de marzo, cuando se notificó el primer caso e Covid-19 en la capital, hubo un total de 5677 positivos entre residentes de la ciudad, 180 fallecidos y 1426 dados de alta.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *