Las empresas de salud, educación y transporte también podrán acceder a los beneficios de la ATP. En este mes también continuará la postergación y reducción del pago de las contribuciones patronales. La decisión está basada en el registro de caídas en algunos rubros que llegan a superar al peor momento del 2002.

El Gobierno extendió para mayo la postergación y reducción del pago de las contribuciones patronales. Además, volverá a pagar el salario complementario del sector privado en los sueldos de mayo. Esto significa que, a principios de junio, el Estado depositará a través de Anses el 50 por ciento de los sueldos netos. 

Los beneficios serán para las compañías inscriptas en el programa de asistencia de emergencia al trabajo y la producción (ATP). La medida fue tomada por Jefatura de Gabinete “como consecuencia del nivel de afectación de la economía”, derivado de la extensión de la cuarentena.

La decisión fue publicada en el Boletín Oficial a través de la Decisión Administrativa 747. Surgió a raíz de las recomendaciones realizadas por el Comité de evaluación y monitoreo del programa ATP, conformado por distintos ministerios. “A 49 días del inicio del aislamiento, los primeros indicadores de actividad productiva muestran un deterioro inédito, con caídas en algunos sectores que llegan a superar al peor momento del 2002, por lo que resulta recomendable que los programas de asistencia estatal continúen en mayo”, dice el informe técnico que presentó el Ministerio de Desarrollo Productivo, a cargo de Matías Kulfas.

Nuevos sectores

Las empresas del sector salud, educación y transporte también podrán acceder a los beneficios del ATP. Se trataba de actividades que habían quedado afuera inicialmente por poder funcionar durante el aislamiento. En el caso de la salud, clínicas, sanatorios y hospitales cumplen dos de los requisitos que pide el programa oficial: actividades afectadas en forma crítica y cantidad relevante de trabajadores contagiados. “Es la actividad de mayor exposición al contagio”, establece el informe que le envió el Ministerio de Salud al Comité. Los servicios de salud son el sector de la economía con mayor tasa de infectados, y representan el 14 por ciento del total de contagiados del país.

Mirá También:  Cae la actividad industrial a su menor nivel desde 2003. Más del 40 por ciento de la capacidad instalada está ociosa

La salud privada cuenta con 340 mil asalariados registrados, que representa el 11 por ciento del empleo total en los servicios. “Es el único sector de la economía que conjuga una mayor demanda operativa con mayores costos”, dice el informe. Los costos crecieron 20 por ciento entre febrero y abril. Una de las razones es porque cayó la demanda de consultas médicas o de diagnóstico y subió la demanda por la pandemia. Y, dado los ciclos de facturación, las clínicas están cobrando recién diciembre, enero y febrero, meses de muy baja estacionalidad en servicios de salud.

Con respecto a los sectores educativos, se otorgará el salario complementario a las instituciones que no reciben subsidios de ningún tipo, y se analizará el caso de las que reciben aportes del Estado. Será el Ministerio de Educación el que proporcionará la información. Las instituciones educativas de gestión privadas que no hubieran resultado elegibles para ningún beneficio del ATP se buscará que puedan acceder a una línea de crédito.

En cuanto al transporte, el Ministerio que conduce Mario Meoni solicitó que se incluya en el salario complementario a nuevas actividades del sector, como taxis, remises, transporte escolar, servicios de larga distancia, fletes y transporte de carga.

Informe Técnico

Las medidas informadas en el Boletín Oficial se encuentran acompañadas por informes técnicos elaborados en el Ministerio de Economía y Desarrollo Productivo. En marzo, con sólo 10 días de cuarentena, la construcción cayó 46,8 por ciento interanual, la variación más alta desde 1993. La industria retrocedió 16,8 por ciento interanual, la peor marca desde 2002.

En cuanto a abril, en donde la cuarentena se prolongó durante todo el mes, la recaudación cayó 24,8 por ciento en términos reales, comparable al promedio observado en el primer semestre de 2002. Las ventas de la industria automotriz cayeron 73,6 por ciento, la peor marca desde enero de 2002. Las exportaciones retrocedieron 88,4 por ciento, la baja más profunda en los últimos 24 años. La venta en comercios cayó 57,6 por ciento, la baja más pronunciada desde 2008.

Mirá También:  Florencio Varela: fue a buscar a su hija para festejar el Día del Padre y lo mataron a golpes

“Si bien en mayo la actividad está comenzando a normalizarse, la situación económica y productiva general sigue estando profundamente afectada”, concluye el informe. Destaca que la economía ya se encontraba debilitada, después de dos años consecutivos de caída del PBI, hecho que no ocurría desde en bienio 2001-2002. A fines de 2019, previo a la pandemia, el país alcanzaba las cifras de pobreza y desigualdad más altas de la década.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario