El resplandor, cinta dirigida por Stanley Kubrick, cumple su 40 aniversario este año. El filme es considerado un clásico del horror.

Por Olivier fuentes | El resplandor de Kubrick se convirtió en dos historias simultáneas: por un lado, la que cuenta la película: Jack Torrance (Jack Nicholson), acompañado de su esposa Wendy (Shelley Duvall) y su hijo Danny (Danny Lloyd), hará de velador en el Hotel Overlook, una enorme y aislada construcción en las montañas de Colorado cerrada por el invierno.

La trama detalla cómo el aislamiento y la energía del lugar (el velador anterior asesinó a su esposa e hijas y se suicidó), van transformando a Jack hasta que, sumido en la locura, intenta asesinar a Wendy y Danny.

Por otra parte, está la trama formada por las anécdotas durante la filmación; entre ellas que la obsesión perfeccionista de Kubrick llevó a los actores a vivir su propio cuento de terror en el hotel Timberline Lodge, que fungió como el Overlook.

El resplandor surgió a partir de que su autor, Stephen King, su esposa e hijo fueron huéspedes en el Stanley Hotel, una enorme mansión en las montañas de Colorado. La experiencia de haber sido los únicos huéspedes del recinto, así como una pesadilla de King, lo llevaron a desarrollar la novela.

El libro fue un éxito de ventas y ayudó a solidificar la posición del autor en el género de terror.

Pronto llamó la atención de Stanley Kubrick, quien buscaba un proyecto diametralmente opuesto a su trabajo anterior, Barry Lyndon.

En el libro Stanley Kubrick: A Biography, se cuenta que la gente de Kubrick le llevó pilas de libros de horror al director para que éste los revisara; y su secretaria nada más escuchaba cómo cada ejemplar era estrellado contra la pared.

Luego de un rato de no oír el sonido, la secretaria fue a ver que todo estuviera en orden y encontró a Kubrick absorto, leyendo una copia de El resplandor

El resplandor
Carátula del libro «The shining».
Lee: CINE-SCOPIO | EL CINE DE ASTRONAUTAS

Kubrick se acercó a King y recordó que éste realizaría una adaptación para llevar su novela al cine. King realizó una adaptación fiel a su novela, pero Kubrick decidió no utilizarla y en su lugar contrató a la escritora Diane Johnson, a quien admiraba por su novela The Shadow Knows. 

Ése fue el principio de la ruptura entre King y Kubrick; después vinieron los numerosos cambios que se hicieron a la película respecto a la novela. Por ejemplo, el escritor sintió que el director simplemente había dejado de lado el alcoholismo y la desintegración familiar como tema del filme.

King siempre estuvo en contra de los protagonistas que eligió Kubrick. De Jack Nicholson decía que su personaje no era el de un hombre bueno que fue sumiéndose cada vez más en la locura, sino que parecía un loco desde el principio. Mientras que de Duvall aseguró que su interpretación de Wendy no era como él la había escrito.

El escritor terminó señalando que “la película era un muy grande y bonito Cadillac, pero sin motor”; que podrías sentarte y disfrutar el lujo de los acabados, pero que no te llevaría a ningún lado.

Cuando King quiso adaptar y producir una miniserie para TV basada en su libro en 1997, tuvo que pedirle a Kubrick que firmara una cesión de derechos por la película. Kubrick aceptó con la condición de que King no criticara en público la cinta.

El horror con el director

Debido al perfeccionismo obsesivo de Kubrick, el rodaje se convirtió para los actores y el staff en un verdadero horror. Los interiores del hotel se filmaron en los estudios Elstree, en Inglaterra. 

La producción, que debía durar seis meses, se extendió a más de un año, el cual estuvo compuesto por días de largas jornadas de trabajo a veces acortadas porque Kubrick, ávido jugador de ajedrez, quería echar partidas con el actor Tony Burton.

El actor Scatman Crothers sufrió un colapso nervioso y rompió en llanto tras realizar 40 tomas de la escena donde su personaje, Dick Hallorann, es asesinado por Torrance.

Se dice que Duvall fue el principal blanco de la ira del director. El estrés al que fue sometida la actriz le provocó enfermedades físicas y pérdida del cabello. “Estás desperdiciando el tiempo de todos los que estamos en el set”, le gritaba. 

Jack Nicholson llevó una buena relación de trabajo con el director, a pesar de las altas exigencias de éste. La entonces pareja del actor, Anjelica Huston, contó que en ocasiones Jack llegaba del set tan cansado que se desplomaba sobre la cama y no despertaba hasta el día siguiente.

El resto del equipo tampoco la tuvo fácil. El actor Joe Turkel (el cantinero Lloyd) contó en una entrevista, en 2014, que la escena en el bar del Overlook fue ensayada seis semanas y el rodaje fue desde las 9 de la mañana a las 10:30 de la noche.

La escena en que las puertas del elevador se abren y desbordan sangre quedó lista en tres tomas. Preparar cada toma se llevaba alrededor de seis días, porque Kubrick pensaba que “no se veía como sangre”.

El legado de El resplandor

Recién estrenada, la película tuvo muchos puntos en contra: King, el autor de la novela, nunca estuvo a favor del enfoque del filme, tanto con la narrativa como con los intérpretes elegidos; aunque reconoció que visualmente era impresionante y recibi fuertes críticas de la prensa.

A pesar de sus múltiples ataques y detractores (entre los que están los lectores de King), la cinta se ubica entre las grandes del género de horror. 

En 2001, el American Film Institute (AFI) la incluyó en los 100 mejores thrillers en 100 años en el número 29. En 2003, Jack Torrance obtuvo el sitio 25 entre los 100 mejores héroes y villanos del celuloide y en 2005 la frase: “¡Aquí está Johnny!”, alcanzó el escalón 68 de las 100 mejores frases de la gran pantalla.

El resplandor, a través de sus secuencias (logradas en buena medida gracias a la Steadycam) ha influido a docenas de cineastas. Existe un sin fin de homenajes y parodias en innumerables películas, series de TV, videojuegos, canciones y un largo etcétera.

Por mucho que le pese al tío Stephen, El resplandor resultó ser un Cadillac que llegó muy, muy lejos; demasiado como para no tener motor.

Publicación original revista Muy Interesante México.

También lee:

CINE-SCOPIO | GRANDES ESCAPES DEL CINE
VOLVERTE A VER: RESTAURAR LA MEMORIA FÍLMICA DEL CINE MEXICANO
EL GRITO WILHELM. EL SONIDO MÁS FAMOSO DEL CINE
Mirá También:  HECHOS Y SUCESOS DEL MODERNO CHASCOMUS -- NOTA 76
Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *