Las Milanesas son un verdadero clásico de la mesa de los argentinos, de hecho se encuentra entre las 5 comidas favoritas a la hora de elegir un plato. Se puede acompañar con la guarnición que más nos guste y es la preferida por los chicos.También podemos decir que es versátil porque acepta numerosas variantes, ya que se pueden preparar milanesas de carne, de pollo, de cerdo, entre otros sabores. Además de ir acompañadas con los ingredientes que más complace al paladar, como el queso, los vegetales y hasta alguna salsa a gusto.

Sin embargo, para que podamos agregarle todo lo que queramos es vital que el pan rallado no se salga de las milanesas. Cada cocinero tiene sus secretos o tips para compartir y que nos salgan una riquísimas milanesas con el pan rallado bien firme y sin despegarse.

A continuación los siguientes tips o trucos:

  • En primer lugar, el secreto está en la preparación previa de la milanesa. Precisamente a la carne hay que cortarle todos los pequeños nervios que tienen porque estos cuando entran en el calor del aceite contraen la carne separando o despegando así el pan rallado de la milanesa.
  • Otro tips muy relacionado con esto, es vigilar la temperatura del aceite porque cuando está muy caliente la carne se achica en su interior. Se cocina de más en sentido literal hasta el grado de secarla, porque su jugo se evapora destruyendo la estructura externa y soltando el pan rallado.
  • Para que la cubierta de pan rallado no se despegue, primero lo pasamos por huevo y luego por pan rallado pero es importante presionar bien con las palmas de la mano para que se adhiera mucho más. Luego repetimos el procedimiento una vez más y así estará más firme el pan rallado y agarrado a la milanesa.
  • Por otra parte, si nos gustan las milanesas infladas la recomendación es pasarla primero por harina para anular la humedad. Recordemos que la harina absorbe los jugos, luego sí lo pasamos por el huevo condimentado y finalmente el pan rallado.
  • No se recomienda utilizar vinagre y/o limón en el marinado, simplemente porque despega el pan rallado. Obviamente podemos usarlo después como aderezo en las milanesas, antes de consumirlo.
  • Otro truco para tener presente luego de pasarlas por pan rallado, es dejar descansar algunos minutos para que la humedad de la carne absorba el pan rallado.
  • En el momento de freírlas hay que manipularlas con mucho cuidado, no darles demasiado vueltas en el sartén.
  • Algo esencial si notamos que el pan rallado está muy áspero, se puede mezclar con un poco de harina para mejorar su textura.
  • Cuando batimos los huevos para pasar las milanesas, podemos añadirle un poco de agua y también una cucharada sopera de mayonesa.
  • Para finalizar, el truco más esencial tiene que ver con el reposo que se le de a las milanesas una vez preparadas, se las coloca en un recipiente plano cubriendo con papel film y la llevamos a la heladera durante unos 10 minutos aproximadamente antes de freír.
Mirá También:  Rosquillas de nata y limón
Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *