La palabra clave fue «dispensar». Ese fue el término que el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, utilizó el lunes por la noche cuando anunció que tanto los empleados privados como los estatales mayores de 60 años, embarazadas, trabajadores con diferentes afecciones de salud y quienes deban cuidar a hijos menores estarán «dispensados» de concurrir a sus lugares de trabajo. El anuncio lo realizó junto a la secretaria de Gestión y Empleo Público, Ana Castellani, quien instó a las provincias y municipios que, en la medida de sus posibilidades, se sumen a esta disposición de trabajo a distancia.

Tras el anuncio, el presidente Alberto Fernández recurrió a su cuenta de Twitter para reforzar el anuncio al escribir: «Te proponemos que no trabajes y que tus hijos no vayan al colegio para que se queden en casa y no corran el riesgo de contagiarse. Si salen, si se exponen a la circulación pública, se están poniendo en riesgo. Aíslate con tus hijos. Cuidate y cuidalos!».

La intención del gobierno es disminuir lo máximo posible la presencia de trabajadores como una forma de resguardarlos del contagio del coronavirus y, sobre todo, impedir la proliferación de la enfermedad. Es por eso que Moroni se preocupó en reclamarle a las empresas privadas que implementen para la mayor cantidad de empleados el trabajo desde sus hogares.

«El objetivo es que no vayan al lugar de trabajo, recomendamos a los empleadores privados que adopten las medidas para disminuir la concurrencia de empleados», afirmó Moroni. Por supuesto que hay excepciones. En ese sentido, el ministro afirmó que si un trabajador estatal tiene más de 60 años pero ocupa un lugar considerado esencial, no estará alcanzado por la medida.

Mirá También:  Coronavirus: Aliviar el hacinamiento en las cárceles es una tendencia global

El funcionario insistió en que si bien se liberará a los trabajadores de asistir a su lugar de trabajo, también aseguró que se «deben fijar las condiciones con su empleador para poder hacerlo».

«Para el derecho a la remuneración hay goce íntegro”, afirmó Moroni e instó a que en los casos en que el trabajo pueda ser realizado a distancia, así sea. También informó que los padres que tienen que quedarse a cuidar a sus hijos por la suspensión de las clases tienen «una ausencia justificada”.

Moroni pidió «disminuir la presencia de trabajadores y trabajadoras a aquellos indispensables para que un establecimiento funcione”.

Castellani, en tanto, explicó que para el sector público nacional se aplicará también una licencia para cuidado de los hijos menores durante los 14 días en los que están cerradas las escuelas. La funcionaria instó a provincias y municipios a que los empleados estatales utilicen la modalidad de trabajo a distinacia como medida para evitar la propagación del coronavirus, a excepción de aquellas «servicios que las autoridades consideren esenciales».

El detalle de las medidas anunciadas son los siguientes:

* Embarazadas, mayores de 60 y grupos de riesgo con enfermedas crónicas (coronarias o pulmonares) de los sectores público y privado quedan liberados de concurrir a su lugar de trabajo.

* Los mayores de 60 que cumplan servicios esenciales deberán concurrir a su lugar de trabajo.

* Todo el personal del servicio publico y privado de salud se considera servicio esencial. Embarazadas y grupos de riesgo con enfermedades crónicas nunca podrán ser considerados personal esencial.

* Se recomienda a las empresas del sector privado que trabajen con la mínima cantidad de empleados y que adopten medidas para trabajar a distancia.

Mirá También:  El rol de la Oficina Anticorrupción en el marco de la reforma judicial

* Se insta a todos los niveles gubernamentales, provinciales y municipales, a sumarse a estas medidas.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario